Saltar al contenido

Las mejores calas de Ibiza

Ibiza, la isla blanca, atesora muchísimos encantos, aunque el principal, y el que más visitantes atrae, son sus playas. Éstas, a menudo, suelen ser lugares espaciosos y muy concurridos. Algo que a muchos visitantes puede resultar un poco agobiante. 

Es por esta razón que las calas han ido, con los años, acaparando la atención de los turistas. Lugares en ocasiones vírgenes, de difícil acceso, y de ubicación no siempre conocida por todos, que aseguran una experiencia relajada y apacible frente al Mediterráneo.

Si eres uno de los que aprecian un playeo sosegado, estás de suerte, dado que Ibiza cuenta con diversas calas y muy hermosas. En este artículo te mostramos cuáles son las más interesantes. 

Cala Boix

Empezamos la lista con una cala de excepción. ¿Por qué? Pues porque es la única playa de arena negra de toda Ibiza. En ella podrás tumbarte al sol rodeado de paisaje mediterráneo y disfrutar de las vistas del acantilado que preside Cala Boix

Esta cala es de arena y rocas y tiene unas dimensiones de 160 metros de largo por 20 de ancho. Consta de diversos servicios:

  • Duchas
  • Aparcamiento gratuito
  • Zona autorizada para practicar nudismo
  • Chiringuito
  • Hamacas
  • Sombrillas

Esta playa se encuentra a 14 kilómetros de Santa Eulalia del Río y a 4,5 kilómetros de Sant Carles. La única manera de llegar a ella es en coche, razón por la cual esta cala suele presentar una ocupación media.

Cala Boix
Cala Boix al amanecer

Cala Vadella

Una cala espectacular si lo que buscamos es sentirnos en un entorno plenamente natural. A ello contribuye, sin duda, su condición de entrante del mar en la tierra. Encajonada entre acantilados tapizados de pinos, Cala Vadella es todo un mirador al Mediterráneo. Sus dimensiones son de 260 metros por 60 metros y presenta los siguientes servicios:

  • Hamacas
  • Sombrillas
  • Aseos
  • Acceso para discapacitados
  • Duchas
  • Zonas para practicar deportes acuáticos

Se encuentra a 10 kilómetros de la localidad de Sant Josep de sa Talaia y es accesible únicamente en coche. Eso sí, sus encantos son tan espectaculares que su ocupación acostumbra a ser elevada.

Vistas de Cala Vadella
El entrante del mar en Cala Vadella

Cala Gracioneta

Nos vamos ahora a una cala pequeñita pero que es todo un remanso de paz. De manera parecida a Cala Vadella, Cala Gracioneta está flanqueada por rocas embellecidas por vegetación mediterránea. Todo un palco al mar y, sobre todo, al islote de Sa Conillera. Sus dimensiones, como te hemos dicho, son reducidas: 25 metros de longitud y 30 de anchura. Presenta los siguientes servicios:

  • Hamacas
  • Sombrillas
  • Chiringuito
  • Parking público

Se encuentra muy cerca de Sant Antoni, exactamente a 1 kilómetro y está justamente al lado de otra cala interesante y algo más grande: Cala Gració. La manera más práctica de llegar a ella es en coche y su ocupación es menor que en otras calas, aunque su pequeño tamaño propicia que, a simple vista, parezca que siempre está muy llena.

Cala Gracioneta, en Ibiza
Actividades de kayak en Cala Gracioneta

Cala de San Vicente

La Cala de San Vicente no es la típica cala virgen; de hecho se encuentra repleta de servicios e incluso de hoteles y restaurantes. Sin embargo, su encanto paisajístico es de excepción y es lo suficientemente amplia como para poder tumbarse en ella disfrutando de bastante espacio. De hecho, es una cala muy frecuentada por familias y, en general, visitantes que buscan tranquilidad. Cabe destacar de ella el pinar que se extiende a su espalda, uno de los más extensos de la isla. Sus dimensiones son de 400 metros por 30 metros. Cuenta con los siguientes servicios:

  • Hamacas
  • Sombrillas
  • Gran oferta de restaurantes y alojamientos
  • Parking gratuito

Puedes llegar a ella desde Sant Joan de Labritja, localidad que se ubica a 10 km. También te puede dejar muy cerca, a apenas 50 metros, la línea de autobús 16C desde Santa Eulalia del Río. Eso sí, mucho ojo: esta línea sólo está activa en verano.

Cala de San Vicente, en Ibiza
Vistas de Cala de San Vicente con las edificaciones hoteleras al fondo

Cala Llenya

Si te interesa disfrutar de una cala tranquila y familiar, pero también te apetece algo de movimiento al margen de las olas del mar, Cala Llenya es una buena opción. La particularidad de Cala Llenya es la de acoger un mercadillo hippy muy orientado a locales: el mercadillo de Cala Llenya. Las dimensiones de la cala son de 200 metros de largo y 60 de ancho y en ella encontrarás los siguientes servicios:

  • Hamacas
  • Sombrillas
  • Parking gratuito
  • Pistas de voley-playa
  • Accesos especiales para discapacitados

Por lo demás, Cala Llenya es un remanso de paz dominado por acantilados suavemente cubiertos por vegetación mediterránea. Se ubica a 10 km de Santa Eulalia del Río y puedes acceder a ella cómodamente dado que cuenta con una pista asfaltada.

Vistas de Cala Llenya, en Ibiza
Cala Llenya con sus característicos acantilados al fondo

Cala Salada

Próxima estación al Paraíso: Cala Salada. Un lugar de grava y arena con un entorno natural de ensueño y un encantador ambiente marinero. De hecho, uno de sus principales atractivos es su pintoresquismo, otorgado por la casita de piedra que encara el mar y las casitas-varadero. Sus dimensiones son de 100 metros de largo por 30 de ancho y cuenta con los siguientes servicios:

  • Hamacas
  • Sombrillas
  • Restaurante
  • Velomar

Lo mejor de todo es que esta cala cuenta con bonus track: Cala Saladeta. Una calita más reducida que se encuentra justamente al lado. Puedes llegar a ambas en coche desde San Antoni de Portmany, que se ubica a 4 kilómetros.

Cala Mastella, en Ibiza
Embarcaciones fondeadas en Cala Salada

Cala Mastella

Nos ha gustado tanto el pintoresquismo de Cala Salada que seguimos con él, esta vez con Cala Mastella. Una calita de arena blanca, aguas turquesas y un pequeño puerto de pescadores. Sus dimensiones son de 60 metros de largo por 15 de ancho y en ella podrás disfrutar de los siguientes servicios:

  • Parking gratuito
  • Kiosco
  • Chiringuito especializado en pescado

Se ubica a 12 km de Santa Eulalia del Río y a 3 km de San Carlos. Su acceso puede resultar complicado debido al camino tortuoso que hay que recorrer para llegar a ella. Una de las razones por las que se trata de una cala de ocupación media.

Cala Mastella, en Ibiza
Rocas de Cala Mastella y uno de sus flancos cubierto por bosque de pinos

Cala Molí

Una cala ideal para los que busquen tranquilidad y poca masificación a cualquier precio, incluso a costa de la comodidad. Y es que Cala Molí presenta una superficie algo pedregosa, un hecho que explica que no sea la primera opción de muchos visitantes. Sin embargo, además de la tranquilidad, allí disfrutarás de las hermosas vistas a los pinares circundantes, además del islote de s’Espartar que se divisa a lo lejos. Sus dimensiones son de 100 metros de largo por 35 de ancho y cuenta con los siguientes servicios:

  • Hamacas
  • Sombrillas
  • Lavabos
  • Acceso para discapacitados
  • Chiringuito

Se ubica a 6,5 kilómetros de Sant Josep de sa Talaia y únicamente se puede llegar a ella en coche. Si te has decidido a visitarla, sólo un consejo: lleva contigo calzado adecuado para bañarte, dado que su fondo es algo pedregoso.

Cala Molí, en Ibiza
La característica superficie pedregosa de Cala Molí

Cala Bassa

Considerada una de las calas más bonitas de Ibiza. Es un entorno virgen, sin edificaciones, caracterizada por sus aguas turquesas, sus bosques de pinos y una zona rocosa. Sus dimensiones son de 250 metros de largo por 34 metros de ancho. Los servicios disponibles son los siguientes:

  • Hamacas
  • Sombrillas
  • Acceso para discapacitados
  • Zonas para practicar deportes acuáticos
  • Chiringuitos
  • Zona de acampada en las inmediaciones

Se trata de una cala de moda, por lo que la afluencia suele ser intensa. Se ubica a 7 kilómetros de Sant Josep de sa Talaia y puedes acceder a ella en coche o autobús. Si optas por este último método de transporte, has de tomar la línea 7 de autobús desde Sant Antoni de Portmany.

Cala Bassa, en Ibiza
Entrada del mar en Cala Bassa

Cala Codolar

Cerramos la lista volviendo a la tipología de cala perfecta para familias o para playeros que buscan relax y mucha, mucha tranquilidad. Cala Codolar se trata de otra cala consistente en una entrada del mar, a la que flanquean acantilados coronados por vegetación mediterránea y pinos. Sus dimensiones son de 90 metros de largo por 30 de ancho y en ella puedes disfrutar de los siguientes servicios:

  • Hamacas
  • Sombrillas
  • Parking gratuito
  • Acceso para discapacitados

Este enclave se ubica a apenas 13 km de Sant Antoni de Portmany. Puedes llegar a ella en coche. La dificultad de acceso es una de las razones por las que su ocupación nunca es excesiva. La garantía, en definitiva, de poder disfrutar de ella en la más absoluta tranquilidad.

Estas 10 calas son nuestra selección de los pedacitos de Paraíso que puedes encontrar en Ibiza. No tienes más que diseñar tu itinerario y, simplemente, ¡ponerte en marcha!

Cala Codolar, en Ibiza
Los flancos escarpados de Cala Codolar

Otros lugares que ver y planes que hacer en Ibiza

Los encantos de Ibiza

Qué ver en Sant Antoni de Portmany

Qué ver en Santa Eulalia del Río

Lugares imprescindibles de Ibiza ciudad

Los faros más bonitos de Ibiza

Los mejores lugares y planes hippies en Ibiza

Lugares donde comer en Ibiza

Excursiones para descubrir Ibiza

Las mejores playas de Ibiza