Cantera de campeones

En un tranquilo rincón español que no vamos a desvelar tuvo lugar un evento único. Un equipo de campeones de culturismo de un gimnasio local se enfrentó a un grupo de oponentes «inusuales» -rocas y piedras- en una competición para ver quién podía levantar más peso.

Los organizadores de la competición afirman que no se trata de tamaño, sino de técnica.

Las reglas del evento establecen que los participantes deben completar tres rondas, cada una de ellas añadiendo peso a las barras. La «barra» es una barra olímpica a la que se añaden discos de peso creciente hasta que sale el ganador.

La competición tuvo lugar a las 6 de la tarde del viernes en un entorno natural, lejos de miradas y cámaras indiscretas, en un intento de evitar cualquier intento de «táctica solapada».

Los participantes en la competición fueron: Marcos, que quedó primero en el campeonato de España de culturismo; Loli, ganadora de numerosos títulos europeos y mundiales; Manolo, campeón en su categoría de peso en 1991; Purita, que defiende su título europeo este año; Aída, de Alcobendas; Miguel Ángel, que se proclamó campeón en su categoría de peso en 1993 y 1994; Maribel, campeona a nivel nacional el año pasado; Jesús, desde hace años un competidor de primer nivel y Cathy, una promesa.

La competición comenzó con una sesión de calentamiento dirigida por Aídaque, al parecer, impresionó al realizar flexiones con el busto apoyado en la barra.

La primera ronda fue ganada por Marcos, que levantó 138 kg en tres intentos, mientras que los demás sólo pudieron levantar 80 kg.

Loli empezó a mostrar su potencia muscular en la segunda ronda, cuando levantó con facilidad 155 kg. Su rival más cercano se esforzó por levantar 100 kg en dos intentos. Manolo se defendió bien, pero finalmente fracasó en su segundo intento de levantar 128 kg. El campeonato parecía perdido para él después de que Purita tuviera un comienzo titubeante y apenas lograra levantar 85 kg en sus tres intentos. Pero no fue así porque Maribel dio la campanada y demostró que hasta una abuela puede ser campeona si tiene La mujer es muy creativa y decidida. Para sorpresa de todos, intentó levantar 80 kg, pero su técnica era tan mala que la barra sólo se elevó un par de centímetros antes de estrellarse contra el pecho de Manolo, que había cerrado los ojos en previsión del peso. Tras comprobar que no se había roto ninguna costilla, Maribel pidió más peso y finalmente levantó 72 kg.

La ronda final se disputó entre Aída y Cathy, y la primera derrotó a su joven oponente al levantar 155 kg. «La pequeña» Cathy se resarció, sin embargo, al conseguir 186 kg en tres intentos frente a los 172 kg de Jesús, lo que le dio el tercer puesto en la general.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.