Saltar al contenido

Una residente gallega relata la «misión imposible» de alquilar un piso en Menorca

Llegó a Menorca hace tres años desde Galicia por motivos de trabajo. Julia (nombre ficticio) es traductora y organiza encuentros con historiadores y arqueólogos. Desde que aterrizó en 2020, ha vivido en la isla de forma intermitente durante sin encontrar un lugar donde alojarse. Ahora lleva un mes viviendo en casa de una amiga, en un complejo de apartamentos de Sant Lluís, admite. La situación es desesperada», se queja.. Prueba de ello es que ‘el piso en el que vivía ya no está disponible para fines turísticos’. Pagó un precio «asequible», 400 euros al mes durante cinco meses. Estaba situado en la urbanización de Cala en Blanes, en Ciutadella, y tuvo que ser desalojado porque los propietarios decidieron destinarlo a alquileres turísticos de corta duración.

La temporalidad es precisamente uno de los problemas que denuncia. Según él, los problemas abundan, alquileres que sólo están disponibles durante unos meses y que, en la temporada de verano, «desde Sant Joan hasta septiembre», señala, dejan de estar disponibles para el disfrute de los propios propietarios o de los turistas al doble de precio. «El interés, el lucro y la especulación» que hay detrás de esta situación son un escándalo, denuncia. No encuentra alojamientos estables para una sola persona, ni opciones para compartir. Las que existen, dice, «se cotizan como el oro». Una habitación de 40 metros cuadrados en las playas de Fornells cuesta, según muestra Julia con el anuncio en la mano, 2.000 euros al mes.

Precios al alza

Nos revela otra situación que vivió recientemente. Encontró, a través de un conocido portal inmobiliario, una casa en Sant Lluís en la que se alquilaban varias habitaciones. Una pequeña, por 475 euros al mes. La otra, por 600 euros al mes. Estos precios, en pocas semanas, como muestra Julia en las capturas de pantalla que hizo con su móvil, subieron a 700 y 900 euros respectivamente. Es una barbaridad», critica Julia.. Su respuesta a este aumento de precio, que se adjunta en las fotos que acompañan a esta información, es que la hipoteca de la propietaria ha aumentado 500 euros y esto se refleja en el precio de los espacios que alquila.

Leer también:  Nuevo convenio de carreteras para obras en la red viaria de Menorca

El testimonio de Julia es trasladable a cualquier otra persona que busque alojamiento para vivir en Menorca y revela la palpable desesperación por la escasez de oferta, los precios abusivos y, en ocasiones, las condiciones infrahumanas.

El artículo

Ofertas de gangas que desaparecen a los diez minutos de su publicación.

Y para profundizar en el tema aquí la fuente

Periodista en Gaceta Balear

Martina Rodríguez es periodista española nacida en Mallorca, España, en 1965. Comenzó su carrera trabajando como reportera local para el Diario de Mallorca. En 1993, fue contratada por el periódico nacional El País, donde trabajó como corresponsal en la oficina de Madrid. También ha trabajado como periodista independiente para varias publicaciones, incluyendo El Mundo y The Guardian. En los últimos años, ha sido colaboradora habitual de la revista online Gatopardo.

Rodríguez está considerada como una de las principales periodistas españolas. Ha ganado varios premios por su trabajo, entre ellos el Premio de la Asociación de la Prensa de Madrid (2003) y el Premio Nacional de Periodismo (2007). En 2010 recibió el prestigioso Premio Princesa de Asturias de Comunicación y Humanidades.

Rodríguez también ha participado activamente en la promoción de la libertad de prensa y la libertad de expresión en España. En la actualidad colabora con el diario de las islas baleares: Gaceta Balear.

Leer también:  (FOTO) Artiem Half Menorca en Fornells se rinde a Fidalgo y Del Barrio

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *