Saltar al contenido

Mundial de Catar 2022 | Francia: la ‘grandeza’ se viste de azul

Aunque todos nuestros vecinos fronterizos, aparte de Andorra, competían entre sí por una plaza en la semifinal All-Ireland Mundial Catar 2022, en España estábamos encantados de sentarnos en el sofá de casa a ver la tele. Sin carga, sin sufrimiento, sin presión. Bailar con tu hermana es como jugar al póquer sin dinero: lo parece, pero no lo es. Cuando Luis Enrique mencionó que no le preocupaba el resultado empezamos a entenderlo todo: la lista de convocatorias, las alineaciones, el planteamiento de los partidos, la obstinación en su mantenimiento y no ganar medalla. Para «sostener la cubata» del manual.

Marruecos puso la guinda al pastel, pero el pastel se cocinó de antemano. Precisamente, la repostería es una de las señas de identidad de esta selección, un grupo con demasiados toreros pegapas. En cualquier caso, es demasiado fácil hacer leña de un árbol caído para hacer una fortuna. Por tanto, cuanta paz os toméis y descanso dejáis.

Let’s rock it: Brasil hizo su último baile demasiado pronto. Mucho baile contra el segundo lugar, pero en el primer juego real tuvo que irse a casa. el es Canainha Son un gran equipo, lleno de mucha calidad en cada trabajo. Su mayor preocupación a medida que avanzaba el torneo era dónde iban a conseguir la sexta estrella, la que ganaron como seis veces campeones. Menos preocupaciones para Neymar y su tripulación. Son realmente decepcionantes porque estaban en Qatar para ganar la Copa del Mundo, punto. Sin excusas ni pensando en el futuro, siempre abre un melón. Tite se rindió y el silbato del árbitro seguía caliente tras sonar el final del partido. Fin del ciclo, se acabó el baile.

Leer también:  Menorca se enfrenta el martes a tiempo inestable con vientos del norte y precipitaciones

Los galos, una vez holandesesdespués de cambiar su nombre, pero mantener ese espíritu competitivo propio del oso grizzly. Cayeron ante Argentina porque el utilero albiceleste tiene aún más sangre que el combinado holandés, suave como el algodón plano. Los argentinos son otra cosa: están hechos de la materia de la que están hechos los sueños. solo no es espera mucho tiempo, pero como manada son temidos. Tienen el comodín de la pulga, dispuestos a multiplicarse hasta el infinito y más allá. Me gustaría estar equivocado, pero dudo que sea suficiente para ellos.

El pase a la final se juega contra una banda Modric, candidato a la crionización. Más allá del portero e imitador del príncipe Bekelaar, su fuerza radica en ese espíritu competitivo que les permite ganar siempre en cualquier competición, sea del deporte que sea. Ante la adversidad de los demás equipos, repletos de estrellas y figuras, las damas ofrecen sobriedad, solvencia y confianza. Hace cuatro años ya llegaron a la final: Scaloni, estás avisado.

La grandeza se viste de azul. Suena la Marsellesa y les perdonas todo (casi).. Los Gabachos llegan a semifinales llenos de energía tras eliminar a los ingleses, aunque se enfrentan al peor rival, Marruecos. Los leones del Atlas tienen la oportunidad de ajustar cuentas con su historia. No es fútbol, ​​es social. Están esperando generaciones para demostrarnos que son más que mano de obra barata. Su trayectoria en la Copa del Mundo fue grandiosa, aunque las mecolonias influyen en su fútbol. Saben a lo que juegan y juegan a lo que saben. Han hecho mucho más de lo que nadie, incluidos ellos mismos, podría haber imaginado. Dudo que estén de acuerdo.

Leer también:  Més per Menorca propone que un grupo de políticos revise la situación de la torre de control.

Y para profundizar en el tema aquí la
fuente

Periodista en Gaceta Balear

Martina Rodríguez es periodista española nacida en Mallorca, España, en 1965. Comenzó su carrera trabajando como reportera local para el Diario de Mallorca. En 1993, fue contratada por el periódico nacional El País, donde trabajó como corresponsal en la oficina de Madrid. También ha trabajado como periodista independiente para varias publicaciones, incluyendo El Mundo y The Guardian. En los últimos años, ha sido colaboradora habitual de la revista online Gatopardo.

Rodríguez está considerada como una de las principales periodistas españolas. Ha ganado varios premios por su trabajo, entre ellos el Premio de la Asociación de la Prensa de Madrid (2003) y el Premio Nacional de Periodismo (2007). En 2010 recibió el prestigioso Premio Princesa de Asturias de Comunicación y Humanidades.

Rodríguez también ha participado activamente en la promoción de la libertad de prensa y la libertad de expresión en España. En la actualidad colabora con el diario de las islas baleares: Gaceta Balear.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *