Saltar al contenido

Menorca pierde el 60% de sus oficinas por fusiones y banca digital

al menos uno todavía existe una sucursal bancaria en cada ciudad, objetivo general expresado por los gobiernos y fuerzas políticas que actualmente se está cumpliendo en Menorca. Pero no hay garantía de que los reajustes en curso que las grandes corporaciones todavía están haciendo destruyan esas perspectivas.

banco caixaque reforzó su liderazgo tras la consumación de la absorción de Bankia en marzo del año pasado, el único una entidad que mantiene presencia en todos los pueblos menorquines. En Mallorca ya hay tres localidades -Deià, Estellencs y Mancor de la Vall- cuyos habitantes se van a trasladar a otros municipios para atenderles personalmente por estar fuera de servicio.

Algo similar ocurrió en la Península, donde el auge bancario ha ido acompañado de la despoblación de una determinada región durante años. Pero no son las intenciones que está gestionando Caixabank para Menorca.

En los últimos días cerró las sucursales del Camí de Maó en Ciutadella y poco antes en la Explanada de Maó. También Cala en Porter. En la ciudad de Phonent hay tres, concentrados en el centro del casco urbano, y en Maó, cuatro, pero uno de ellos, el de la rotonda, fuera del centro.

Es Migjorn Gran, que engloba la zona de negocios de Sant Tomàs, y Fornells no corren peligro de desaparición por el momento, a pesar de que la demanda bancaria desciende notablemente en invierno. Tampoco Sant Climent, que lleva muchos años en activo.

Total 15 mantener una oficina, que es menos de la mitad de lo que era hace dos décadas. También mantiene siete cajeros automáticos sin sucursales, tres de los cuales se encuentran en las zonas más concurridas de Ciutadella y otro en Cala en Porter.

Leer también:  Mao concede 17 licencias de obra nueva en Cala Llonga en tres meses

Tras la absorción de Bankia, 31 empleados de las oficinas menorquinas de Caixabank se han acogido al Expediente de Control de Empleo propuesto por la entidad que se adapta a la nueva realidad con menos oficinas. Representan el 10 por ciento de los que abandonaron la entidad en Baleares. Casi todos ellos rompieron su relación laboral a principios de este año, algunos pertenecían a la antigua Sa Nostra, que luego se convirtió en Mare Nostrum y finalmente en Caixabank, punto final del programa de fusiones llevado a cabo desde la crisis financiera de 2008.

un viaje al centro

El proceso tiene otras ramificaciones, ya que los clientes que viven en vecindarios periféricos ahora tienen que viajar a las oficinas del centro, donde el estacionamiento a menudo es escaso o no está disponible, para realizar transacciones en persona. Los mayores son los que más sufren el cambio y los menos adaptados al modelo de banca digital que se ha implantado de forma decisiva en el contexto de la pandemia.

El fenómeno es compartido por todos los bancos, que también han reducido significativamente su presencia en la calle. BBVA y Santander han cerrado oficinas consolidadas durante muchos años, cada una de ellas distribuye su actividad en cinco sucursales, al igual que Banca March.

El resto de entidades que tienen presencia en Menorca aplican la misma estrategia global quedan unas cuarenta oficinas bancariascuando a principios de siglo, entre Hace 15 y 20 años, 109 estaban en su lugar.

Cajero automático

En algunas de las oficinas cerradas, un cajero ha esperado para retirar dinero en efectivo o para realizar operaciones de pago y consulta. Pero son más pequeños, las respectivas entidades también poseen menos cajeros automáticos.

Leer también:  Onda Cero Menorca desvela los nombres de los 15 ganadores de sus premios anuales

Esa es una de las razones de la proliferación de cajeros automáticos que se empiezan a notar en diferentes puntos, todas las entidades los usan, pero le cobran una comisión al usuario.

Y para profundizar en el tema aquí la
fuente

Periodista en Gaceta Balear

Martina Rodríguez es periodista española nacida en Mallorca, España, en 1965. Comenzó su carrera trabajando como reportera local para el Diario de Mallorca. En 1993, fue contratada por el periódico nacional El País, donde trabajó como corresponsal en la oficina de Madrid. También ha trabajado como periodista independiente para varias publicaciones, incluyendo El Mundo y The Guardian. En los últimos años, ha sido colaboradora habitual de la revista online Gatopardo.

Rodríguez está considerada como una de las principales periodistas españolas. Ha ganado varios premios por su trabajo, entre ellos el Premio de la Asociación de la Prensa de Madrid (2003) y el Premio Nacional de Periodismo (2007). En 2010 recibió el prestigioso Premio Princesa de Asturias de Comunicación y Humanidades.

Rodríguez también ha participado activamente en la promoción de la libertad de prensa y la libertad de expresión en España. En la actualidad colabora con el diario de las islas baleares: Gaceta Balear.

Leer también:  La gran presencia de medusas "huevo frito" sorprende estos días a los bañistas de Menorca.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *