Saltar al contenido

Los costos del pan están provocando que el precio del pan se dispare

Si nada revierte la tendencia de los últimos meses, se producirá una subida generalizada de los precios de un producto básico como el pan. De hecho, los primeros movimientos ya son visibles, con incrementos de entre 5 y 10 céntimos, o más, para otros productos. Por ejemplo, las rosquillas de Todos los Santos, que en un año han pasado de 12,50 a 14 euros el kilogramo en algunos lugares, y que en algunos casos han llegado a pagar 18 euros.

La situación es muy delicada, con un rápido aumento de los costes de producción. “Lo más importante es la luz, si la comparamos con el año pasado, la factura ha subido más de un 40 por ciento”, dice Antoni Ferrer, propietario de Es Llonguet, Mao.

Una factura al alza a la que hay que sumar conceptos ineludibles, como la factura de la materia prima. “Anteriormente, los aumentos de precios normales eran del 1 o 2 por ciento, pero ahora son del 5 o 7 por ciento y, en algunas cosas, incluso del 12 por ciento”, dice Ferrer.

La harina es un buen ejemplo, dice Diego Florit, de Forn de Can Diego, en Ciutadella. “Ha hecho dos grandes subidas en tres meses”, la última, de “3 céntimos el kilo”, y como dice Mari Riudavets, de Ca na Maru, “también ha criado lo suyo, azúcar, huevos o cartón» »Usado Sólo el azúcar «aumentó un 25 por ciento», estima.

Con este escenario, la lucha por mantener los precios es dura. En Ca Na Maru no tuvieron más remedio que revisar los volúmenes. “No los hemos cambiado en tres o cuatro años”, explica Riudavets, quien sugiere un aumento del 5 por ciento en la cosecha promedio de pan que ahora vale 95 centavos; y 10 en total, que cuesta 1 euro. «Pero no podemos cambiar los precios cada dos o tres, a los clientes no les gusta», porque encarece el producto, pero «es una cadena sin fin», dice, refiriéndose a su efecto en los costos de fabricación de esos costos de producción volátiles.

«Por el momento no hemos subido los precios, queremos esperar a ver qué pasa, pero si no se aclara, a principios de año tendremos que subirlos», pronosticó Diego Florit, y así fue. dicen de Forn de Can Marc, de Ferreries. “Todo ha aumentado muchísimo, pero todavía no hemos hecho números, esperaremos hasta fin de año”, admite Isabel Pons, consciente, a la vez, de su competencia con el “pan helado para todo”. Es una apuesta por el pan de calidad, en el que “no debemos perder, pero también debemos buscar al cliente”.

Sector picado

Desde la Asociación de Profesionales de la Pastelería, Panadería y Afines de Menorca (Apame), su presidente José Ángel Giménez ve que los productores están justificados en actualizar los precios. «No me extrañaría que lo hicieran, ha subido la luz, el gasóleo utilizado para el horno, las materias primas» y, por el contrario, «hubo falta de asistencia», critica. «Nos prometieron mucho, pero luego tuvimos que pagar impuestos sobre algunos dobles que se necesitaban para mantener las empresas en funcionamiento». Empresas que tienen “confianza en que la campaña navideña” y “la gente volverá a hacer fiestas” y encargos de repostería.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *