Saltar al contenido

«La perspectiva de los fondos europeos es alta, pero el reparto no se hace en un día»

Es el miembro más joven de la Ejecutiva Francina Armengol y los más entusiastas, solo se tomarán unos días libres a final de mes. la empresa de miguel (Maó, 1985) en el Gobierno durante año y medio y se encarga, entre otras cosas, de gestionar la fondos europeos. Antes había trabajado durante ocho años en la banca, ya los 17 años participó como voluntario en la recogida de capapote en A Costa da Morte y al año siguiente. Fiestas de Maó cumplirán sus bodas de plata como cajero.

¿Qué trama de tus tres genera más dolores de cabeza?

«Cada uno tiene lo suyo». Por la cultura eres muy activo y conocedor del sector, pero por la responsabilidad que trae, los fondos europeos. Trato de no descuidar ninguno de ellos, también me enfoqué mucho en la ciencia y la investigación.

Hasta que se apruebe la ley de la ciencia.

—Estoy contento con esta ley, el trabajo lo inició Martí March, había que pulir ciertos aspectos y llegar al consenso de la comunidad científica y hemos recibido su apoyo. Al final hubo 52 votos a favor y ninguno en contra.

¿Qué significará para las islas?

—Es una apuesta clara, ya no se trata de hablar de apoyar la ciencia, tenemos una ley que marca ciertos hitos. El primero y más importante es el presupuesto, que llegará al dos por ciento del presupuesto de la Comunidad Autónoma en 2030, es decir 130 millones, ahora estamos en 14, un paso cualitativo importante, se llama de tipo estratégico. Y creó el Instituto de Investigación de las Illes Balears.

¿Un cuerpo más?

—Alguien considerará que es una entidad más de la administración que no se puede detener en su crecimiento, pero no lo es. Hemos animado a Cataluña y al País Vasco, son las comunidades que más han hecho en este ámbito, ambas tienen una institución así, es una herramienta de investigación, si no la tienes no puedes avanzar. . Nos permitirá hacer la mayor convocatoria pública a empresas del sector científico, hay un aumento del 13 por ciento en la financiación de universidades y centros de investigación. Es un área de la que no soy, pero me estoy volcando en ella.

Leer también:  Antonia San Juan revela que estuvo a punto de morir

Es una de las pocas leyes que ha sido aprobada casi por unanimidad, 52 votos de 59.

-Agradezco el apoyo de todos los grupos, a excepción de Vox, que no participó en los debates ni en la votación. Yo lo veo como un desprecio a la democracia, la ciencia y la ciudadanía, aunque solo lo han hecho con esta ley.

La esperanza está sobre todo en los fondos europeos, el maná prometido, ¿tenéis miedo de que tanta esperanza os lleve luego a la decepción?

«Puede ser, pero no tiene por qué serlo». Me explico, hay que tener paciencia, se lo reitero a las empresas y entidades con las que estoy tratando esta ayuda. Es cierto que las expectativas son altas y los tiempos, históricos, miles de millones a repartir pero esto no se hace de un día para otro, no hay un mecanismo donde aprietas el botón y sale el dinero, pero nosotros somos los primeros. país y primera comunidad autónoma en distribuir fondos y completar proyectos.

El reto es que no solo llegue a la administración sino también a las empresas, ¿cómo se consigue?

“Lo sé absolutamente. El problema es que los mecanismos que intervienen son los mismos para un momento estructural que para un momento circunstancial. Para gestionar 300 millones de fondos europeos en siete años, que son los estructurales, hay que hacerlo a través de la ley de subvenciones, la ley de contratos. Te salen 1.500 millones en un año y lo tienes que hacer con los mismos mecanismos y límites.

¿Te estás disculpando?

—No, las empresas también están sujetas a ayudas estatales, regla de minimis, concursos públicos, etc. Desde que recibes los fondos hasta que redactas las bases de las convocatorias, reunirte con las empresas y entidades y contrastar sus intereses y las fórmulas más adecuadas y adaptar las bases a las necesidades lleva tiempo, al menos un año solamente, necesitas para escribir, comprobar legalmente, ofrecer, autorizar y luego pagar. Puede agilizar el procedimiento pero no cambiarlo.

Pero, ¿será satisfactorio?

—En 2025, mirando hacia atrás, mi esperanza es que esperaré que se cumpla, aunque el proceso fue largo y de paciencia necesaria.

La pregunta más frecuente en los últimos meses es cuánto dinero llegará a Menorca.

—Te puedo decir que lo que ya se ha conseguido en Baleares y Menorca cumple con los porcentajes que marca la ley, un poco por encima. Según el Estatuto, tenemos el 12 por ciento y estamos en el 15,9 de los fondos asignados a las islas y gestionados por el Gobierno. Hay otros que son gestionados directamente por el Estado, que van directamente a las empresas.

Leer también:  Menorca pone su nombre entre los mejores del país

¿Qué llamadas se están realizando ahora?

– Ya se están pronosticando las distintas convocatorias de industria, turismo, digitalización, etc., y esas son las que saldrán en el segundo semestre, el 60 por ciento irá a empresas. Menorca, según la Oficina de Inversiones Estratégicas, es la isla más preparada, con los proyectos más claros y una definición estratégica para optar a estos fondos.

¿Saldrá alguno de los presentados en la lla del Rei?

—Los proyectos menorquines han sido marcados como estratégicos por el Gobierno, estamos haciendo un seguimiento de ellos para que todas las convocatorias que se les puedan devolver reciban fondos. Hay veinte iniciativas largas.

¿Cuántos fondos ganó exactamente?

-La comunidad autónoma ha destinado 1.490 millones y somos más del 40 por ciento del total.

¿Cuál es su principal preocupación hoy como Ministro?

—Como directivo, eso es lo que soy y lo que pienso de mí mismo, para cumplir al máximo los objetivos que me propuse cuando llegué al Ministerio. Siempre trabajo con excel y lo comparto con mi equipo, hago una lista de proyectos y tareas clasificados por color, rojo, naranja y verde. Ahora tengo más de 230 cajas y mi preocupación es que el máximo de cajas estará verde en cinco meses. Es mi obsesión.

Será el momento del ambiente electoral, ¿hay nervios?

“No los entiendo, honestamente. Lo que hay es un gran deseo de conectar el mayor número de políticas e iniciativas con la conciencia tranquila de que han gestionado una pandemia, una crisis y trabajar con todos los sectores. Como es un gobierno de izquierda, nadie puede decirnos que le hemos dado la espalda. Hay un deseo de consolidar esta inercia laboral por otros cuatro años.

Y para profundizar en el tema aquí la
fuente

Leer también:  (Foto) Éxito de la inauguración del festival Cooking Films Menorca
Periodista en Gaceta Balear

Martina Rodríguez es periodista española nacida en Mallorca, España, en 1965. Comenzó su carrera trabajando como reportera local para el Diario de Mallorca. En 1993, fue contratada por el periódico nacional El País, donde trabajó como corresponsal en la oficina de Madrid. También ha trabajado como periodista independiente para varias publicaciones, incluyendo El Mundo y The Guardian. En los últimos años, ha sido colaboradora habitual de la revista online Gatopardo.

Rodríguez está considerada como una de las principales periodistas españolas. Ha ganado varios premios por su trabajo, entre ellos el Premio de la Asociación de la Prensa de Madrid (2003) y el Premio Nacional de Periodismo (2007). En 2010 recibió el prestigioso Premio Princesa de Asturias de Comunicación y Humanidades.

Rodríguez también ha participado activamente en la promoción de la libertad de prensa y la libertad de expresión en España. En la actualidad colabora con el diario de las islas baleares: Gaceta Balear.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *