Saltar al contenido

La fórmula del éxito de los tres alcaldes retornados de Menorca

Son un ejemplo de poder municipal, recogieron votos para sus partidos a todos los niveles y obtuvieron no sólo mantener sino también aumentar su apoyo. Lo que tienen en común es que comparten a partes iguales la calle, con los ciudadanos, y los despachos donde se toman las decisiones. Su personalidad forma parte de la oferta electoral, junto con el programa del partido, y es un factor a tener en cuenta en las elecciones municipales.

José Luis Benejam (PP) no sólo consiguió reconfirmar su mayoría absoluta pero la amplió a casi un octavo concejal en Alaior, un hito en este municipio.

Antonia Camp(PP) abrió una gran brecha entre sus adversarios políticos: de un escaso margen de cinco votos en 2019, pasó a conseguir 585 votos para su partido en el municipio de Es Migjorn Gran. Ambos se sienten fortalecidos en su gestión y probablemente también se beneficiaron de la avalancha de votos a favor del Partido Popular que recorrió las islas.

Héctor Pons (PSOE) resistió sin embargo esta ola azul y se convirtió de nuevo, Maó en el refugio de la izquierda en Menorca.. En 2019 el PP fue la fuerza más votada en el municipio, aunque no llegó a gobernar debido al pacto de los partidos de izquierda; en 2023, sin embargo, tras un mandato complicado para todos debido a una inesperada crisis sanitaria que desembocó en otra crisis económica, Pons recuperó la primera posición para el PSOE después de dieciséis años.

La cercanía y la dedicación, por no hablar de los horarios, son factores decisivos para reconfirmar la confianza de sus votantes. En esto, más allá de las siglas, estoy de acuerdo.

Contenido

José Luis Benejam, Alcalde de Alaior

Benejam pasea por el centro de Alaior. | Josep Bagur

«Llevo cuatro años en la calle, me gusta estar entre mis vecinos».

José Luis Benejam (PP) se siente reconfortado por los resultados, pues cree que este éxito electoral avala su trabajo. «Es muy emocionante ver que tantos habitantes de Alaior apoyan el proyecto que iniciamos hace cuatro años y de forma tan contundente, es algo muy especial», dijo ayer. Benejam reconoce que la política le quita horas de sueño, descanso y vida personal y familiar, «pero es apasionante y me siento afortunado, es un reto diario». Atribuye su triunfo al trabajo del equipo y, a nivel personal, cree que se debe a que «no soy el típico político, me considero más un gestor al servicio de los ciudadanos, estoy aquí para ayudar y ellos lo saben».

Esto significa 365 días, 24 horas al día. «No he estado en la calle durante la campaña, he estado en la calle durante los últimos cuatro años.No he sido un alcalde de despacho, me gusta ir a todos los actos, a todas las actividades, a todos los conciertos o a todas las reuniones de asociaciones o clubes del municipio», asegura, «me gusta estar entre los vecinos y quizá eso es lo que aprecian, esto de aportar soluciones, si están en mis manos es rápido, si no, tarda un poco más». Benejam ha gobernado con administraciones dirigidas por partidos de izquierdas, en el Consell y en el Govern Balear. También recuerda que fueron cuatro años difíciles, con una pandemia de por medio, ‘fueron dos años muy complicados para cualquiera que tuviera que administrar’, explica, ‘en realidad fueron dos años de trabajo’, sin embargo cree que durante este tiempo dio un impulso al municipio, tanto en el centro de la ciudad como en urbanización.

Leer también:  Las temperaturas máximas descienden en Menorca, pero las mínimas aumentan

Para el futuro, con una concordancia de ideas y color político en Gobierno y Diputación, el alcalde en funciones de Alaior espera ‘complicidad e implicación’, pero advierte: ‘Seguiré igual en cuanto a presión e intensidad frente a las otras administraciones, no seré uno más, si uno se coloca en la alcaldía es para defender el interés general de Alaior frente a quien corresponda’.

Antonia Camps, Alcaldesa de Es Migjorn

Menorca migjorn maria antonia camps pp
Antònia Camps, alcaldesa reelegida. | Josep Bagur

«Gracias a la gente de mi pueblo, siempre dije que vendría a traer la paz.

Antonia Camps (PP) no sólo ha consolidado su posición como alcaldesa, sino que ha conseguido una diferencia que le permite duplicar el número de concejales de los socialistas. Camps sigue respondiendo con emoción, tras el nerviosismo de la noche electoral, y transmite toda su gratitud «a la gente de mi ciudad y a los que viven con nosotros aunque no hayan nacido aquí», dijo ayer.

La actual alcaldesa de Es Migjorn Gran confiesa que durante la campaña ‘tuvo días más optimistas’ en los que pensó que ‘podía ganar’ y otros con nubes negras en los que pensó que sería derrotada. Al final obtuvo 585 votos. ‘Creo que es el resultado de cuatro años de buena gestión, estos son los hechos, y tenemos muchos proyectos para Es Migjorn’, explica.

En el plano personal, dice que ha aportado dedicación, ‘seguiré trabajando duro’ y cercanía a sus vecinos. «Creo que he estado cerca de los ciudadanos y les he ayudado sin mirar el signo político de nadie, siempre he dicho que venía a traer la paz», después de unos años convulsos en la política local de un municipio pequeño como Es Migjorn Gran, donde las elecciones no solían resolverse por tanta diferencia de votos, sino por un estrecho margen. En 2019, ganó por cinco votos y ahora por un margen de 286 votos.

Leer también:  La izquierda no sufre desgaste en Menorca y conservará el Consell pese al ascenso del PP

Camps ganó entre lágrimas la noche del 28-M, tras una jornada electoral especialmente intensa, cuando se cuestionó su ayuda a un anciano vecino de la localidad que le había pedido ayuda para votar al PP. Hubo un momento tenso cuando el entrevistador y ex alcalde del PSOE, Pere Riudavets, señaló esta irregularidad y tanto el actual alcalde electo como el socialista decidieron abandonar el colegio electoral.

Finalmente el hombre votó y los partidos encauzaron la situación y comentaron el incidente, bajando la intensidad.

Héctor Pons, alcalde de Maó

1685452612 893 La formula del exito de los tres alcaldes retornados de
Pons ayer, charlando con un ciudadano de Maó.

‘Me preocupa que Vox pueda condicionar a los gobiernos del PP’.

Héctor Pons cree que su victoria radica en el ‘buen trabajo realizado durante los últimos cuatro años a pesar de las dificultades’ y también considera que, en el contexto del giro a la derecha a nivel insular y autonómico, el electorado ha valorado el municipio de Maó por separado. El político socialista está satisfecho con el resultado, que considera «bueno teniendo en cuenta el contexto» y el ascenso general del Partido Popular.

En el trabajo municipal de esta última legislatura, destaca el apoyo que ha recibido del Consell y del Govern Balear, y confía en que «el compromiso con Maó se mantenga» incluso cuando se consumen los cambios de gobierno resultantes de las elecciones.

Pons dice estar ‘preocupado’ por la entrada de Vox en las instituciones, pero no porque tenga un concejal en Maó, que se sentará en la oposición, ‘me preocupan sobre todo los gobiernos, que están en manos de una derecha condicionada por la extrema derecha, creo que esto es muy peligroso para el modelo de Menorca que defendemos, su modelo es antagónico al nuestro’.

Con sus ocho concejales, apoyados por los cuatro concejales de Ara Maó, el gobierno de izquierdas de la ciudad está garantizado. Héctor Pons ya había dejado claro la noche electoral que la campaña no había sido respetuosa con algunos adversarios políticos. Ayer apuntó al Partido Popular, dirigido por Mateu Aínsa.

«Nosotros no dijimos nada del PP durante la campaña electoral y ellos se basaron en la crítica y en repartir octavillas diciendo ‘Héctor es Sánchez’ y hablando de Bildu, creo que la gente no aprobó esta forma de hacer política y se notó», dijo.

Leer también:  se rompió un cable subterráneo

Héctor Pons se refirió a la ‘inciucius’ y ‘política sucia’ de la propaganda electoral distribuida por el PP en la que se leían frases como ‘No te engañes, Héctor es Sánchez’ y se mezclaban temas municipales con nacionales. «Más de 1.000 beneficiarios de ‘su’ ley ‘sólo sí es sí'» o «Prefieren a Bildu y ERC antes que a todos los españoles», eran algunas de las frases propagandísticas.

Y para profundizar en el tema aquí la fuente

Periodista en Gaceta Balear

Martina Rodríguez es periodista española nacida en Mallorca, España, en 1965. Comenzó su carrera trabajando como reportera local para el Diario de Mallorca. En 1993, fue contratada por el periódico nacional El País, donde trabajó como corresponsal en la oficina de Madrid. También ha trabajado como periodista independiente para varias publicaciones, incluyendo El Mundo y The Guardian. En los últimos años, ha sido colaboradora habitual de la revista online Gatopardo.

Rodríguez está considerada como una de las principales periodistas españolas. Ha ganado varios premios por su trabajo, entre ellos el Premio de la Asociación de la Prensa de Madrid (2003) y el Premio Nacional de Periodismo (2007). En 2010 recibió el prestigioso Premio Princesa de Asturias de Comunicación y Humanidades.

Rodríguez también ha participado activamente en la promoción de la libertad de prensa y la libertad de expresión en España. En la actualidad colabora con el diario de las islas baleares: Gaceta Balear.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *