Saltar al contenido

La fiesta de Carnaval se desfila hacia la normalidad

El Carnaval continua ganando terreno hacia la ansiada normalidad. Lejos de alcanzarla todavía, Menorca vivió ayer una animada jornada festiva. Con programas todavía más reducidos de lo que es habitual, el peso de la celebración recayó en la gente, que se apuntó a la fiesta luciendo sus mejores disfraces para la ocasión.

Como ya sucedió el sábado en Maó, en Es Castell también han dado este año un importante paso al frente con la organización de una rua de Carnaval. Un desfile que, partiendo de la parroquia del Roser llegó, animado por la ambientación de la Banda de Música des Migjorn Gran, hasta el Ayuntamiento. All fue donde, tras la deliberación del jurado, se dieron a conocer los premiados de este año. Reconcimientos que fueron a parar a un grupo disfrazado de circo y en la categoría de parejas a la formada por el pirata Barbarroja y una sirena.

En el municipio vecino de Sant Lluís la fiesta carnavalesca tuvo lugar por la mañana. Una celebración igualmente animada que contó con unos invitados especiales, los de la familia de la Colla de Gegants local. Ellos fueron los principales protagonistas de un desfile al que pusieron ritmo la Sa Xaranga de la Banda de Música de Maó. Tampoco faltaron participantes de la Residencia Geriátrica, del Centre de Dia y del Molí de Baix.

En Es Mercadal la fiesta tuvo lugar a primera hora de la tarde con un pasacalles en el que la gente se volcó con los disfraces. En este caso, la ambición musical es el coro de la banda municipal. Una vez en la Plaça Pare Camps, la celebración continuó con un espectáculo de animación pensado para los más pequeños.

Tras un fin de semana repleto de fiesta, el Carnaval se toma hoy un pequeño respiro antes de despedirse mañana con la celebración del más oscuros y los entierros de Camestortes en Maó y Es Castell y de Bernat Figuerola en Alaior.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.