Saltar al contenido

Elogio de los pensamientos

«La casa del verdugo» de Juan Soto Ivars es un ensayo sobre algunos tabúes contemporáneos y los problemas de los debates que surgen en líneas rojas cada vez más estrechas controladas por los más radicales. Es, por ejemplo, el problema de la justicia política, pero también lo contrario, es decir, la bandera de la injusticia política, que, como señala Soto Ivars, también tiene sus propias líneas rojas.

En este repaso a los tabúes vemos una reflexión muy interesante sobre la cultura de la cancelación (que no debe etiquetarse como cultura), los linchamientos digitales (que el autor ya ha tratado muy bien en “Redes en llamas”) o los ataques a la divulgación de la libertad. de izquierda y derecha.

Como en su libro anterior, Soto Ibars (Águilas, 1985) ofrece ejemplos concretos para ilustrar los posibles excesos de quienes se dejan llevar por la tribu o en los límites de su pensamiento. El libro nos recuerda que los herejes siempre han sido perseguidos, que se abolió la indagatoria pero el espíritu no era curioso, y que se necesita libertad para hacer avanzar la ciencia, el pensamiento y la democracia.

Temas como los juicios sumarios y la falta de presunción de inocencia en el contexto de movimientos contra la injusticia como Mee too o Black Lives Matter son ampliamente discutidos, así como temas como la apropiación cultural o el discurso de López Obrador exigiendo que España se disculpe por . colonización. Son temas que muchas veces se han quedado en los titulares o en las penurias de ciertos comentaristas, pero algunas de las ideas que trae este talentoso actor son bien merecidas.

“La casa del ahorcado” está escrita con intelecto, muy buen estilo, espíritu de moderación, voz propia, independencia y hasta valentía. Es el resultado de mucha lectura y mucho tiempo y reflexión. En una reseña reciente de Babelia, me sorprendió que algunas personas llamaran «neorancios» a quienes cuestionan las «verdades» incomprensibles de la justicia política. Entonces me pregunto: ¿desde cuándo la vieja inteligencia y el dogma son progresivos?

Encontré una copia en papel de esta imprescindible obra en una biblioteca pública, la de Mahón en concreto, pero he marcado tantas páginas en sus páginas marcando preguntas y argumentos dignos de reseñar que no me quedará más remedio que compartirla y comprarla. poseer instantáneamente y hacer un agujero en mi biblioteca (aunque amenaza con comerse toda mi casa).

La casa del hombre colgó. Cómo el tabú destruye la democracia occidental

Juan Soto Ivars

Discusión Editorial

380 páginas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *