Saltar al contenido

El misterio de las líneas cambiantes de Menorca

En la sociedad menorquina, existen muchas personas que, aunque en teoría comparten el mismo nombre, en la práctica se identifican de forma diferente. Este fenómeno se observa con apellidos como Allès y Al-lès, o Pallicer, Pellicer y Palliser. Además, también hay familias divididas por las formas castellana y catalana, como los Gómez y los Gomis.

Según Dídac Martorell, técnico de la Oficina Onomástica del Servicio Lingüístico de la UIB, los nombres son «patrimonio de todos» y «parte de la lengua común», pero también son «elementos hereditarios». Martorell explica que cada persona puede decidir si mantiene la forma tradicional de su apellido, que en muchos casos son simplemente grafías prenormativas. Sin embargo, también existe la forma normalizada de la ortografía adaptada a la lengua, lo que puede explicar ciertas variaciones en los apellidos.

Algunos ejemplos de estas variaciones incluyen Al-lès (tradicionalmente Allès), Ametler (Ameller y Ametler), García/Garcies (García y Gracias), Pellisser (Pellicer, Pallicer y Palliser), Todorí (Tudurí), y Victori (Vittori y Victoria).

La transmisión oral desde el inicio de la Edad Moderna ha sido identificada como la principal causa de estas variaciones en los apellidos. Antoni Tudurí, genealogista, explica que en aquella época, la población no sabía leer ni escribir, por lo que la transmisión oral era común. Los escribas, capellanes y escribas civiles, escribían los nombres como los escuchaban, lo que llevó a diferentes grafías.

Estas variaciones en los apellidos fueron habituales hasta el siglo XIX, como lo demuestra el caso de una familia menorquina donde los seis hermanos compartían el apellido Hernández, pero cada uno con una grafía distinta. La estética también jugó un papel en las variaciones de los apellidos, como el agregado de una «y» en algunos casos por razones de cortesía.

Leer también:  Kinga aplica una nueva subida de 2 céntimos al precio de la leche

Para abordar esta diversidad ortográfica en los apellidos, la Universidad de las Islas Baleares y el Instituto de Estudios Baleáricos iniciaron un proyecto de normalización ortográfica. Este proyecto busca normalizar los nombres y apellidos en catalán, utilizando criterios filológicos y basándose en la obra «Els cognoms de les Illes Balears» de Gabriel Bibiloni.

En conclusión, la diversidad en los apellidos en la sociedad menorquina refleja la riqueza cultural e histórica de la isla, y el proceso de normalización ortográfica busca preservar y promover esta diversidad lingüística en el contexto actual.
Y para profundizar en el tema aquí la fuente

70e393287b98a8b17749e9231c48c891
Periodista en Gaceta Balear

Martina Rodríguez es periodista española nacida en Mallorca, España, en 1965. Comenzó su carrera trabajando como reportera local para el Diario de Mallorca. En 1993, fue contratada por el periódico nacional El País, donde trabajó como corresponsal en la oficina de Madrid. También ha trabajado como periodista independiente para varias publicaciones, incluyendo El Mundo y The Guardian. En los últimos años, ha sido colaboradora habitual de la revista online Gatopardo.

Rodríguez está considerada como una de las principales periodistas españolas. Ha ganado varios premios por su trabajo, entre ellos el Premio de la Asociación de la Prensa de Madrid (2003) y el Premio Nacional de Periodismo (2007). En 2010 recibió el prestigioso Premio Princesa de Asturias de Comunicación y Humanidades.

Rodríguez también ha participado activamente en la promoción de la libertad de prensa y la libertad de expresión en España. En la actualidad colabora con el diario de las islas baleares: Gaceta Balear.

Leer también:  su vestido de comentarista en 'El Hormiguero'

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *