El Ejército elogia su presencia en la lucha contra la pandemia

El Ejército elogia su presencia en la lucha contra la pandemia

Impresionantes imágenes frías y escalofriantes de otras épocas en las que el ejército era legionario y más presente en la vida cotidiana de la Isla, y un discurso autoindulgente con el aporte de las Fuerzas Armadas son las señas de identidad que definieron este jueves la celebración de la Pascua Militar en el Palacio Isabel II, en Mao, la ciudad del gobierno militar.

La conmemoración establecida por Carlos III en 1782 en reconocimiento al regreso de su Ejército a Menorca por la corona española permitió al comandante en jefe de las Islas Baleares, Fernando García Blázquez, pulir un largo discurso sobre la labor del Ejército en 2021 para la pandemia de combate. Recordó que el rastreo realizado por personal del Ejército, Armada y Fuerza Aérea fue fundamental para la detección de contagios y la vacunación de los grupos especiales a cargo del personal de salud.

De manera insultante, García Blázquez se refirió a la participación del Ejército en la Fiesta Nacional, en octubre, en Alaior, a la colaboración con el Ayuntamiento de Es Castell en su 250 aniversario, y al Congreso Internacional Icofort Menorca 2021 en La Mola sobre la riqueza el mecenazgo de la fuerte.

En este sentido, destacó la labor de los Consorcios como «ejemplo de cooperación entre administraciones cívico-militares», aunque no expresó ningún objetivo específico en relación con la finalidad del Museo Militar de Menorca y el Patrimonio Histórico de la Ciudad de Menorca. Puerto de Mao y Cala Sant Esteve para el año que comienza.

En otro momento de su intervención, el comandante en jefe también mencionó la exploración de rutas y entornos naturales en varios municipios de la isla, y el apoyo a Mao con el suministro de agua potable de los pozos militares de Son Arrocet, en la base militar de San Isidro.

Con la amplia representación de las autoridades civiles, encabezada por la presidenta del Consell, Susana Mora, la directora insular de AGE, Isabel López y el alcalde de Maó, Héctor Pons, y el obispo Francesc Conesa, la acción comenzó y terminó con un desfile reducido de 15 miembros de la Guardia Civil, principalmente el Ejército y Marina, al mando de un teniente de la Benemérita.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *