Saltar al contenido

El campeonato no espera a Hestia Menorca

Hestia Menorca sufrió el pasado domingo en Logroño, ante Rioverde Clavijo, su primer título de liga tercera derrota en cuatro partidos esta temporadaque les sitúa en el puesto 13 de la clasificación de LEB Oro, en el que además era el primero de los tres partidos que afrontan al margen de una semana tremendamente exigente (Coruña, líder invicto; y ex-ACB Gipuzkoa, ahora segundo).

Una derrota de cuyo análisis es imposible desvincular los acontecimientos que tuvieron lugar en las horas previas al partido y que, inevitablemente, influyeron en el resultado final del encuentro, como el accidentado viaje que la expedición menorquina, o más exactamente una parte del mismo, ya que sólo los once jugadores y el entrenador, Javi Zamora, tuvieron que emprender para llegar a la capital riojana a mediodía del domingo.

Cuando el sábado por la mañana se canceló el vuelo que debía llevar a Hestia Menorca de Maó a Bilbao, y desde allí viajar por carretera a Logroño, donde pasarían la noche antes del partido, los responsables de Hestia Menorca, apresurados, se pusieron en contacto con sus homólogos al mismo tiempo que el equipo de Hestia Menorca, Lo que al principio pareció un entendimiento por parte del equipo riojano se convirtió después en una exigencia innegociable de jugar el partido en el día y hora previstos (e incluso se intentó jugar a las 18.00 h. del mismo domingo, pero no se consiguió):00 del mismo domingo fueron infructuosos).00 del mismo domingo no dieron fruto).

La Federación Española (FEB), para aplazar un partido exige un acuerdo mutuo entre los dos clubes (era extraño que la imposibilidad de volar no se tuviera en cuenta como causa de fuerza mayor), y si no se presentaban, aún justificando su imposibilidad de viajar, Hestia Menorca perdería el partido por incomparecencia, lo que no dejaba más margen al club isleño que buscar una ruta alternativa, que encontró vía Madrid, aunque no para toda la expedición, que finalmente culminó en un viaje por autopista de madrugada, con los propios jugadores conduciendo coches alquilados para ir de la capital del estado a la Rioja, y un banquillo limitado a un entrenador, una imagen poco edificante para una liga, la LEB Oro, que se considera totalmente profesional y entre las mejores de Europa.

Leer también:  Mao se prepara para la Nochevieja

Gripe

No es posible evaluar en términos porcentuales hasta qué punto este accidentado preámbulo determinó o influyó en la derrota de Hestia Menorca, pero sí es posible hacerlo. no cabe duda de que las condiciones no deben ser las ideales para un duelo que también se califica de fundamental en el camino hacia la permanencia (al menos, tratándose de un rival directo).

Además, el club menorquín se niega a hablar más sobre el asunto para evitar que se interprete «como una excusa». todas las energías están centradas y orientadas hacia el partido del miércoles en el Pavelló contra el invicto Leyma Coruña, que además podrá contar con el nuevo refuerzo otoñal, el delantero estadounidense con pasaporte finlandés Jacob Grandison, que se incorporó al equipo hace unos días y que tiene el visto bueno federativo para estar en el partido (en realidad, por motivos legales, podría haber jugado en Logroño, pero no aterrizó en España hasta el domingo por la tarde, en su caso procedente de Estados Unidos). La temporada continúa y entregarse a lamentaciones quizá distraería la atención del hecho de que deportivamente la selección gallega es el único objetivo.

Antes del mismo, creciendo en rebote y valoración colectiva.También es importante recuperar el mejor tono ofensivo, que no se vio en Logroño, donde sólo la actuación del catalán Pol Molins, que anotó 24 puntos, con la misma valoración, en su mejor partido en LEB Oro, y de Víctor Arteaga (16 puntos, 9 capturas), destacó por encima de una discreta actuación en lo colectivo.

De hecho, el escolta catalán y el pívot conquense anotaron 40 de los 55 puntos del equipo menorquín, cuyo buen juego defensivo no fue suficiente para lograr la que hubiera sido su segunda victoria de la temporada, y la primera a domicilio. Pero Logroño ya forma parte del pasado. A Coruña, hasta ahora imbatible y promediando casi 100 puntos por partido, es el presente y Gipuzkoa el futuro inmediato. El campeonato no espera.

Leer también:  La bajada de la ecotasa fondos por covidia privada a Menorca de 35 millones de inversión

Y para profundizar en el tema aquí la fuente

Periodista en Gaceta Balear

Martina Rodríguez es periodista española nacida en Mallorca, España, en 1965. Comenzó su carrera trabajando como reportera local para el Diario de Mallorca. En 1993, fue contratada por el periódico nacional El País, donde trabajó como corresponsal en la oficina de Madrid. También ha trabajado como periodista independiente para varias publicaciones, incluyendo El Mundo y The Guardian. En los últimos años, ha sido colaboradora habitual de la revista online Gatopardo.

Rodríguez está considerada como una de las principales periodistas españolas. Ha ganado varios premios por su trabajo, entre ellos el Premio de la Asociación de la Prensa de Madrid (2003) y el Premio Nacional de Periodismo (2007). En 2010 recibió el prestigioso Premio Princesa de Asturias de Comunicación y Humanidades.

Rodríguez también ha participado activamente en la promoción de la libertad de prensa y la libertad de expresión en España. En la actualidad colabora con el diario de las islas baleares: Gaceta Balear.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *