Saltar al contenido

Boris Becker ante la justicia

Juego, set y partido. El resultado es posible para el extenista alemán Boris Beckerque ha sido condenado a dos años y seis de prisión por cuatro delitos relacionados con su bancarrota de 2017 al transferir millas de libras tras declararse insolvente: union of bienal sus, otro por encubrimiento de deudas y dos de no traccion del patrimonio por el Tribunal de la Corona de Southwark en virtud de la Ley de Insolvencia. Este es un loitten orbital británico que lleva más de 20 cargas a los que también se enfrentó.

El extenista alemán de 54 años, que hasta este viernes se encontró en libertad bajo fianza, se enfrentaba a una pena de prisión de hasta siete años de cárcel, por lo que la resolución no ha sido tan dura como se esperaba. Durante el juicio, la fiscal Rebecca Chalkley recalcó que Becker cometió una tumba abuso de confianzaal tiempo que resaltó que el extenista ya había sido condenado por evasión de impuestos en Alemania.

El jurado, por su parte, ha considerado probado que Becker ocultó activos y prestamos por valor de unos 2,5 millones de libras (unos 3 millones de euros) para evitar así pagar sus deudas, que aumenten a unos 50 millones de libras (60 millones de euros). En su defensa, el ex número 1 del mundo alegó que las ganancias de su carrera, valoradas en 25 millones de dólares, se agotaron en su divorcio, así como en «costoso» su estilo de vida.

El que fue ganador de seis torneos de grand slam ha declarado transferir de sus cuentas comerciales 426.930 euros a nueve personas (incluidas sus dos exposas, Barbara Feltus y Sharlely ‘Lilly’ Becker, la madre de su cuarto hijo.) tras declararse en bancarrota em 2017. Otra de las condenas es por intentar ocultar su casa de Leimen (Alemania) o sus acciones en una empresa de inteligencia artificial. También considera a la jueza que ha ocultado un préstamo de 825.000 euros que contrajo con el Bank Alpinum de Lichtenstein.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.