Saltar al contenido

Robo en Mallorca: cuando el hambre aprieta

Un hombre español de 49 años fue detenido el lunes por robar seis bocadillos Quely y dos Kinder Bueno. Los hechos ocurrieron de madrugada en un conocida panadería en el barrio de Pere Garau. El protagonista de esta historia no es un viejo conocido de la policía ni un delincuente habitual, de hecho no tenía antecedentes policiales hasta la fecha. El valor de los paquetes de galletas robados era inferior a diez euros. A pesar de todo, fue detenido y llevado ante el juez de guardia por un delito de robo con allanamiento de morada. Esta dolorosa historia comenzó este lunes a las tres y cuarto de la madrugada en la calle Francesc Manuel de los Herreros, a pocos metros de la conocida Plaza de Pere Garau de Palma.

Una patrulla de la Policía Nacional realizaba trabajo de vigilancia cuando de repente se dieron cuenta de que un hombre agachado salía de una tienda que estaba cerrada en ese momento. No hacía falta ser muy avispado para darse cuenta de que no tramaba nada bueno a esas horas de la noche. El olfato de los policías no les traicionó y rápidamente corrieron hacia él y lo detuvieron. El ladrón intentó escapar sin éxito, pero unos metros después fue interceptado. La policía le interrogó para aclarar lo ocurrido y rápidamente se dio cuenta de que intentaba ocultar el valioso botín bajo su chaqueta.

Consistía en unos paquetes de galletas, que, según dijo, le servían para saciar el hambre tras un día en el que prácticamente no había comido nada. En ese momento se produjo una situación extraña y uno de los dos sentimientos encontrados por los policías. Cuando fueron a la panadería, descubrieron que, para robar la comida, el hombre había roto el anclaje de la barrera y dañado la cerradura. El caso pasó de hurto a robo descarado. En ese momento, los agentes procedieron a su detención y acabó la noche en los calabozos de la comisaría.

Leer también:  cinco muertos coronavirus baleares e ibiza

A la mañana siguiente, el acusado fue llevado ante el tribunal ¿Es correcto que te detengan por robar diez euros en galletas para comer? ¿Pueden el hambre y la necesidad convertirse en atenuantes para solicitar una pena menor? A partir de ahora comenzarás tu periplo judicial. El robo con fuerza se castiga con una pena de uno a tres años de prisión. Si devuelve los bienes robados y acepta pagar los daños causados a la cerradura, con suerte y compasión, será condenado a entre seis y nueve meses de prisión.

Y para profundizar en el tema aquí la
fuente

Periodista en Gaceta Balear

Martina Rodríguez es periodista española nacida en Mallorca, España, en 1965. Comenzó su carrera trabajando como reportera local para el Diario de Mallorca. En 1993, fue contratada por el periódico nacional El País, donde trabajó como corresponsal en la oficina de Madrid. También ha trabajado como periodista independiente para varias publicaciones, incluyendo El Mundo y The Guardian. En los últimos años, ha sido colaboradora habitual de la revista online Gatopardo.

Rodríguez está considerada como una de las principales periodistas españolas. Ha ganado varios premios por su trabajo, entre ellos el Premio de la Asociación de la Prensa de Madrid (2003) y el Premio Nacional de Periodismo (2007). En 2010 recibió el prestigioso Premio Princesa de Asturias de Comunicación y Humanidades.

Rodríguez también ha participado activamente en la promoción de la libertad de prensa y la libertad de expresión en España. En la actualidad colabora con el diario de las islas baleares: Gaceta Balear.

Leer también:  La ley del 'Rockall IV' y el 'Clem'

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *