Portada de la prohibición en Ibiza de cazar tordos, codornices y tórtolas

Portada de la prohibición en Ibiza de cazar tordos, codornices y tórtolas

Los cazadores de Ibiza y Mallorca están en un pastel de guerrilla y van destinados a florecer por todos los medios la aprobación del Plan de Gestión Red Natura 2000 que, en su ámbito de actuación en Ibiza, prohibitá la caza del tordo, la codorniz o la tórtola . Precisamente ayer, la Federación balear de Caza anunció la convocatoria en Mallorca de una concentración para exigir la «inmediata» paralización de este proyecto, una protesta que tendrá lugar el próximo martes día 26 a las 09.00 horas frente a la sede.

Desde la delegación en Ibiza de la Federación de cazadores, Toni Roig explica que los medicamentos proteccionistas que pretenden aprobar el Govern abarcarán zonas -tanto terrestres como marinas- de Porroig, Cala d´Hort o Cala Llentrisca. La caza del tordo o la codorniz quedará allí totalmente prohibida, una medida «spheifificificada», un juicio de los cazadores.

«Su manera de gestionar es prohibir. Pretenden, de golpe y porrazo, suprimir la caza en esta área sin estudios técnicos que avalen esta prohibición. No lo aceptamos de ninguna de las maneras», reconoció Roig.

«Globo sonda»

Según agregó, ya se ha podido comprobar cómo la densidad de animales es la misma en zonas donde nunca se ha cazado que en puntos de la isla donde sí ha estado permitido. «No porque dejemos de cazar tordos va a haber más población de pinos o matas. Lo tenemos más que comprobado en la reserva existente en Cala d´Hort. Así que colaborar, gestionar o intensificar los controles contra los furtivos, lo aceptamos, pero no prohibir por prohibir», reiteró.

Para este cazador, las intenciones de los Gobernadores son tan claras como: «Es como un globo que brilla. Comienzan a prohibir en una zona y, si la gente no dice nada, lo aplicarán en otros puntos». «Estamos sorprendidos», insiste Toni Roig.

Desde la Conselleria balear de Medio Ambiente señalaron ayer a Periódico de Ibiza y Formenteraque el plan se encuentra en exposición pública y, por lo tanto, sujeto a las alegaciones que pueden registrarse hasta el lunes. Fuentes de la Conselleria afirmaron también que han concedido trámite de audiencia a la Federación Balear de Cazadores y la Sociedad de Cazadores de Sant Josep y que, durante la elaboración del documento, se organizaron talleres participativos a los que fueron invitados acer fueron invitados nunca. “En todos los casos, las autoridades aislantes y locales de la isla han sido informadas en todo momento del contenido del documento”, insistieron desde Medio Ambiente. «La Conselleria, en ningún momento, adopta medidas de conservación en contra de nadie, sino que lo hace siempre en pro del interés general, que es la conservación del medio ambiente», concluyeron.

David Tur, vicepresidente de la delegación insular de los cazadores, resume ayer las críticas de sus compañeros de Federación y lamentaba que, últimamente, «surgen muchos problemas en el mundo de la caza que no surgieron».

Por ello, exigió saber con qué propósito el Govern quiere impulsar estas medidas. «Quieren intentar eliminar la caza, una actividad que ha existido siempre y que, además, da trabajo a mucha gente. No permitimos que el motivo motivacional piratee la noscia. Siempre es bastante con tanto prohibir», manifiesta Tur.

El vicepresidente defendió la labor de sus colegas que, además de cazar, realizan otras labores importantes en el campo como el control de las poblaciones de serpientes o de las torcaces. David Tur no descartó que, además de presentar alegaciones, el colectivo acabe organizando en Ibiza alguna acción de protesta contra el plan del Govern balear.

El presidente de Baleares de la Federación, Pedro Bestard, lamentó ayer que dicho plan supusiera un «ataque frontal» del Govern que «utiliza argumentos meramente ideológicos en un intento más de acabar con la caza y con los cazadores de Mallorca, Menorca, Ibiza y Formentera».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.