Saltar al contenido

Parte del Gordo llega a Es Canar gracias a las entradas adquiridas en Canarias

Parte del Gordo llega a Es Canar gracias a las entradas adquiridas en Canarias

Ayer, el sorteo de la Lotería de Navidad dejó un total de 8.400.000 euros -a falta de deducciones fiscales- en la isla de Ibiza, concretamente en el restaurante La Perla, en es Canar (Santa Eulària).
En un viaje a Gran Canaria a finales de octubre, el dueño del bar Cristino Marín compró 21 décimas del número 86.148 para distribuirlas a determinados familiares -por ejemplo, su hermano, que regenta un bar en Sant Rafel-, clientes y personal del restaurante -15 o 16–, especialmente en el último caso.
Marín, de 67 años, es de Jaén, pero vive en Ibiza desde los 14, por lo que estima que está «medio en todas partes». Desde 2003 está al frente de La Perla y asegura que el galardón no solo cambiará su vida, sino que le dará la bienvenida. «Seguiré haciendo todo lo que hago en todo momento», dijo Marín, quien se considera un «trabajador nato». Hasta que el restaurante vuelva a abrir en febrero, está en su país de origen. Eso sí, promete, poco antes de la reapertura, que hará una gran fiesta para los ganadores y los leales del lugar.
Entre los ganadores del sorteo -entre familiares, clientes y trabajadores- advirtió Marín, muchos ya no están en la isla, sino en tierras como Andalucía y Murcia, y volverán a finales del próximo mes.
Las administraciones locales no tuvieron tanta suerte, que no repartieron ningún premio a los que se consideraban brillantes. De hecho, como si esperaran que la campana no sonara, los ibicencos no prestaron mucha atención al tirón, al menos para los bares. Entonces, en Ca Na Negreta, cerca de los juzgados, casi no había trabajo de seguimiento, y solo un hombre parecía prestarle atención, aunque, de hecho, estaba «mirando» y pagando.

Lo mismo en el bar cafetería Balafi. Del pequeño número de personas, nadie prestó atención al sorteo, al menos en la televisión. Ese fue el caso de Elena Riera y sus hijas Mari Pau Bonet y Rosario Bonet, que tuvieron mala suerte incluso porque ayer era su cumpleaños. Les encantaría saber si han ganado algún premio a través del grupo familiar.
Mientras tanto, en El Rincón del Poeta, en la calle Aragón, ante la falta de trabajo de seguimiento por parte de los clientes, los servidores prestaron mayor atención a los números. Cuando El Gordo aún no había salido, los dos se preguntaban el día qué harían si se les acercaba. Maribel Tirado -que tenía siete décimas- confirmó que sabríamos si hoy consiguiera el Fat, porque, si eso sucediera, no habría abierto el negocio.
Su sobrina, Amaia Tirado, tenía dos tercios del mismo número porque el que ella compró era el trabajo de su novio y luego le consiguió otro igual. Su sueño, si ganaba el premio, era tomar el primer vuelo disponible al extranjero hoy, donde estuviera disponible, y luego comprar un apartamento, o dos si era posible. Hasta ahora, ella también tendrá que esperar.
Como curiosidad, la asociación de pacientes de Asperger distribuyó una piedra con el número 67075.

Buena suerte a mallorca
Más suerte hubo en Mallorca, donde consiguieron más de ocho millones de euros entre el cuarto premio (42.833), el Pont d’Inca y Capdepera, y el quinto (89.053), el Santa Ponça (Calvià).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.