Saltar al contenido

Kevin Ayers, con Ramón desde España

Pocos músicos parecen haberse esforzado tanto sin éxito como los británicos. kevin ayers (Herne Bay, Condado de Kent, 1944 – Montolieu, Francia, 2013). A pesar de un inmenso talento reconocido por la crítica y no tanto por el público, Ayers inicialmente se mostró reacio a las presentaciones en vivo y las giras, y pareció ceder de mala gana, eligiendo el que venía de enmarcar su nariz cuando salía de su. fosas nasales Un fuerte partidario de dulce sin hacer nadabien lavado con alcohol, y de lugares soleados (vivió muchos años en Deià, Mallorca, donde me lo presentaron una noche, pero los dos estábamos tan borrachos que apenas recuerdo nada del intento de conversación), lo consiguió. , a pesar de sus palabras, la pereza y la poca fe en la industria de la música, nos quedamos con muchos grandes registros (la incredulidad hacia la vida de una estrella de rock alcanza su punto máximo en el Después delespectáculo, en el que pregunta quién lo llevará a casa después del concierto y le promete a la mujer que bailará para él toda la noche y lo abrazará hasta la mañana). Dicen quienes lo conocieron que su infancia fue turbulenta en Malasia, donde su madre se mudó luego de que él se casara con su padre y se volviera a casar con un oficial de lo que quedaba del Imperio Británico, su inclinación con la vida un tanto linfática que era de adulto (aunque era a las doce). ya estaba de vuelta en Inglaterra).

Kevin Ayers se dio a conocer con el grupo de rock psicodélico suave Máquinacon Robert Wyatt, con quien grabó seis aclamados álbumes, la maquina blanda (1968). Después de que Ayers y Wyatt se fueron, Soft Machine se convirtió en otro grupo mucho menos interesante. Los dos también pasaron por The Wilde Flowers, que más tarde se convertiría en Caravan, una vez que Ayers y Wyatt se dieron convenientemente la pirotecnia, como lo habían hecho en su juventud. Como autor e intérprete solista, nuestro hombre debutó en 1969 con un gran álbum, Alegría de jugueteseguido en 1971, después de un segundo mediocre, por Whichshebringswesing, tan emocionante como el siguiente, Bananamour (1973). Fue entonces cuando fue notado por el astuto jefe de Island Records, Chris Blackwell, quien lo sacó de su sello habitual, Harvest, y buscó el éxito comercial con él. ¡Santa inocencia! Ayers publicado en Island La confesión de la Dra. Un sueño y otras historias (1974) años dulce engañador (1975). recuperarían su amistad e incluso terminarían compartiendo cartel en Mallorca, durante una fiesta para despedir a los niños que iban a alistarse en el ejército: vi ese cartel con mis propios ojos). El álbum Island estaba lleno de canciones buenas y aparentemente comerciales, pero no funcionaron del todo, entre otras razones por la reticencia de Ayers a pasar por las trampas de la profesión (conciertos, giras, entrevistas y toda la pesca). . Y qué bueno estuvo en Deià pimplando, ¿por qué mandarlo a dar la vuelta al mundo y, quizás, convertirse en una estrella?

Leer también:  FOTOS | Gala inaugural del Evolution Mallorca International Film Fest 2023

Los años 80 y 90 son años de decadencia física y creativa para Mr. Ayers, quien arma una serie de discos sin mucho interés y se convierte en estaba no hay necesidad de volverse loco como su viejo amigo Syd Barrett. Termina admitiendo que fue un error instalarse en un pueblo pijo como Deià y regresa a Inglaterra, pero a finales de los 90 vuelve a huir y se muda a un pueblo cercano a Carcassonne llamado Montolieu (donde, casualmente, voy con muchas veces porque mi amiga Isabel Coixet tiene casa allí y no tiene nada en contra de que le pegue el gorro), donde morirá tranquilamente mientras duerme en 2013. Seis años antes grabó su último disco, uno de los mejores de su vida. , la tierra injusta, inspirado en otro expatriado inglés afincado en Montolieu. Como saben que será su canto del cisne, viejos amigos se unen para echar una mano en la grabación, incluidos Robert Wyatt, Phil Manzanera y la cantante de country (y de culto) Bridget St. John. Con ese disco, ese extraño personaje que tuvo todo para triunfar, pero nunca se detuvo, estará a salvo en la música. Dejó baladas hermosas, temas crípticos, piezas pop, manifiestos rockeros y, sobre todo, una manera muy egoísta y extraña de entender la historia. el arte de la canción. Fue quizás su álbum más accesible. sí tenemos No hay mañana (así que consigue tu mañana hoy), de 1976, donde se le ve zambullirse en la contraportada y es el que más feliz y menos contento tiene. Los que no lo conocen pueden empezar por ahí y, quizás, tirar una lágrima con él Después delespectáculo.

Y para profundizar en el tema aquí la
fuente

Leer también:  La Asamblea Sobiranista de Mallorca inicia el proceso electoral para la renovación de su Secretariado
70e393287b98a8b17749e9231c48c891
Periodista en Gaceta Balear

Martina Rodríguez es periodista española nacida en Mallorca, España, en 1965. Comenzó su carrera trabajando como reportera local para el Diario de Mallorca. En 1993, fue contratada por el periódico nacional El País, donde trabajó como corresponsal en la oficina de Madrid. También ha trabajado como periodista independiente para varias publicaciones, incluyendo El Mundo y The Guardian. En los últimos años, ha sido colaboradora habitual de la revista online Gatopardo.

Rodríguez está considerada como una de las principales periodistas españolas. Ha ganado varios premios por su trabajo, entre ellos el Premio de la Asociación de la Prensa de Madrid (2003) y el Premio Nacional de Periodismo (2007). En 2010 recibió el prestigioso Premio Princesa de Asturias de Comunicación y Humanidades.

Rodríguez también ha participado activamente en la promoción de la libertad de prensa y la libertad de expresión en España. En la actualidad colabora con el diario de las islas baleares: Gaceta Balear.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *