Saltar al contenido

El ‘Rockall IV’ y el ‘Clem’, ganadores de la XXXIV Ruta de la Sal

El trigsésimo cuarta edición de la Ruta de la Sal estuvo marcada por el viento. La fuerza de este hizo que la versión de la regata con salida de Barcelona tuviera unas condiciones muy favorables, mientras que la versión de Denia contó con problemas mayores. En ese paisaje reinaron el ‘Rockall IV’ y el ‘Clem’ que se han hecho con la victoria absoluta de la prueba. Eso sí, no fueron los primeros en llegar a puerto, pues en tiempo real el triunfo fue para el ‘Gymir’, en la versión catalana, y el ‘Pelotari.project’, saliendo de Denia.

Estas llegadas se produjeron ayer viernes, pero en la mañana de este sábado ha tenido lugar la rueda de prensa de los vencedores en las instalaciones de Es Náutic. Antes de darle la palabra a los mejores patrones de esta edición, la organización ha destacado que se ha sido «una edición muy especial después de dos años muy duros» y que el viento ha permitido unos tiempos espectaculares.

En la versión catalana, con salida desde Port Ginesta, los participantes disfrutaron de unas condiciones espectaculares que hicieron que no se produjera ningún abandono. El más rápido, un año más y ya van tres de manera consecutiva, fue el Gymir y su patrón Francesc Roig ha destacado: «Ha sido una bajada intensa, dura, con mucho viento y olas altas, pero una regata muy divertida». Además, ha confesado que un «pequeño problema» estuvo a punto de hacerles daño cuando ya se acercaban a la costa ibicenca: «Dábamos la regata por perdida, pero al final se pudo arreglar». Por último, se ha reconocido que para un barco de grandes dimensiones como el suyo es muy complicado pelear en tiempos compensados.

Así pues, la victoria absoluta ha sido para el ‘Rockall IV’ de Cristopher Opielok, una embarcación debutante en esta regata de altura, pero que ya cuenta con un amplio palmarés. Opielok ha destacado: «Ha sido una sorpresa, pero el buen barco y la tripulación está preparada para regatas de altura y hemos tenido una estrategia encontrando el sitio correcto para navegar». Cabe destacar que esta embarcación ha llegado a alcanzar velocidades superiores a los 15 nudos, algo espectacular para un velero de 10 metros y medio.

Dénia
Por otro lado, en cuanto a la versión de Denia se refiere, lo más destacado es que ha batido el récord en tiempo real, algo espectacular teniendo en cuenta que el viento no era favorable. Lo hizo el ‘Pelotari.project’ patroneado por Jonsi Seguí. Este se ha mostrado encantado: «Es un barco nuevo y sabíamos que usar rivales importantes para la lucha en tiempo real. Nuestro objetivo era llegar primero. Sabemos que el protagonismo de la regata estuvo en la mayor parte de los podcasts de nuestro defensor». “Vamos a sacar la objeción del bateador y reordenarlo, que es un motivador, aunque no eran las mejores condiciones”, ya ha decidido añadir que el próximo año intentarán mejorarlo aún más.

Por último, una vez compensados ​​los tiempos, la victoria absoluta fue para el ‘Clem’ que disolvió su poker de triunfos en La Sal, convirtiéndose, además, en única la embarcación en triunfar en la versión de Barcelona, ​​​​Mallorca y Dénia. Pedro Amengual no ha ocultado su satisfacción por ganar la versión de Denia, que se les estaba resistiendo. El ‘Clem’ es uno de los clásicos con más de 15 participantes. Se trata de un barco del año 99, pero como ha dicho el propio Amengual: «Para qué cambiar algo que funciona bien».

La fiesta continuará esta tarde con la entrega de premios que tendrá lugar en la carpa de Sant Antoni a las 20.00 horas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.