Saltar al contenido

Churrerías en Mallorca: ‘Los churros no deben comerse calentados en el microondas’.

El churrero y la feria vuelven a llenar las calles de alegría y sabor. José Antonio Barranco Porcel, propietario de una churrería en el cruce de Blanquerna y Santa Pagesa, ha vuelto a abrir las puertas de su negocio después de dos años complicados debido a la pandemia. Con más de 40 años de experiencia en el mundo de los churros y las ferias, Barranco nos cuenta cómo ha sido su regreso y las claves de su profesión.

Durante la entrevista, Barranco nos revela que los churreros son un preludio de la Navidad, apareciendo en determinados barrios a principios de diciembre y anunciando que las fiestas están cerca. Sin embargo, cualquier día es bueno para disfrutar de unos deliciosos churros, siempre y cuando el viento no sea un problema, ya que la gente parece más reacia a salir en días ventosos.

La pandemia ha golpeado duramente a los churreros y a la feria del Carnero, cerrando sus negocios durante dos años. Barranco recuerda los días 11 y 12 de marzo de 2020, cuando les obligaron a cerrar y quedarse en casa. Fue un período muy difícil para el comercio en general y para aquellos que se ganan la vida en la calle. Afortunadamente, en 2022 las luces volvieron a encenderse y todo volvió a la normalidad, aunque muchos quedaron rezagados. Barranco destaca la importancia de la solidaridad y de cuidar a todos los clientes, incluso aquellos que tienen menos recursos económicos.

En cuanto a los churros, Barranco asegura que los ingredientes son siempre los mismos, pero el resultado final depende del cuidado con el que se preparen. Además de los tradicionales churros, en su churrería también se pueden encontrar otros productos como manzanas de caramelo y bolas de nata y chocolate, aunque el rey indiscutible es el churro.

Leer también:  Dos arrestados por golpear las ruedas de autos estacionados frente a su tienda

Los mejores clientes para los churreros son los abuelos, padres e hijos, seguidos de los jóvenes. La medida más solicitada es el cuarto de kilo, que contiene entre 11 y 13 churros y se vende a un precio de 4,50 euros, el mismo que antes de la pandemia. Barranco prefiere ganar un poco menos y servir más para que todos salgan beneficiados.

Respecto a las sobras de churros, Barranco advierte que nunca se deben recalentar en el microondas, ya que se estropearían. Lo mejor es guardarlos en un plato y consumirlos al día siguiente mojados en café con leche o chocolate.

En cuanto a la fama de que los churros engordan, Barranco señala que todo lo que contiene pasta, aceite y azúcar puede contribuir al aumento de peso. Por eso, es importante ser moderado en su consumo y disfrutarlos con moderación.

Después de servir el último pedido, el churrero se encarga de retirar el aceite sobrante y dejar todo limpio y ordenado para el próximo día de trabajo. En cuanto al consumo de aceite, Barranco estima que se utilizan entre cinco y diez litros al día, dependiendo de la demanda.

Finalmente, Barranco nos habla de su experiencia en la feria del Carnero, donde ha estado presente durante más de 40 años. Destaca la satisfacción con la ubicación actual del recinto ferial y espera que el nuevo alcalde pueda brindar apoyo a los feriantes si lo necesitan.

En definitiva, el churrero y la feria vuelven a llenar nuestras calles de sabor y tradición. José Antonio Barranco Porcel nos muestra la pasión y el esfuerzo que hay detrás de este oficio y nos invita a disfrutar de unos deliciosos churros en su churrería.
Y para profundizar en el tema aquí la fuente

Leer también:  Eladio Carrión en Mallorca para el Reggaeton Beach Festival
Periodista en Gaceta Balear

Martina Rodríguez es periodista española nacida en Mallorca, España, en 1965. Comenzó su carrera trabajando como reportera local para el Diario de Mallorca. En 1993, fue contratada por el periódico nacional El País, donde trabajó como corresponsal en la oficina de Madrid. También ha trabajado como periodista independiente para varias publicaciones, incluyendo El Mundo y The Guardian. En los últimos años, ha sido colaboradora habitual de la revista online Gatopardo.

Rodríguez está considerada como una de las principales periodistas españolas. Ha ganado varios premios por su trabajo, entre ellos el Premio de la Asociación de la Prensa de Madrid (2003) y el Premio Nacional de Periodismo (2007). En 2010 recibió el prestigioso Premio Princesa de Asturias de Comunicación y Humanidades.

Rodríguez también ha participado activamente en la promoción de la libertad de prensa y la libertad de expresión en España. En la actualidad colabora con el diario de las islas baleares: Gaceta Balear.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *