Saltar al contenido

131 años de lucha contra las epidemias en las Pitiusas resumidos en 572 páginas

El historiador y actual director del Archivos Históricos de Ibiza y Formentera Fanny Tur (Sant Miquel de Balansat, 1961) presenta su nuevo libro Epidèmies este viernes a las 8:00 horas en Sa Nostra Sala, en el número 17 de la calle Aragón de Ibiza. Ibiza y Formentera 1799-1930 editado por Balàfia Postals.

Pese al nombre de la publicación, Tur ha asegurado el próximo miércoles que Periódico de Ibiza y Formenteraque cuenta con una publicación que contiene, a lo largo de sus más de 570 páginas, un repaso que va más allá de las enfermedades que arrasaron Ibiza y Formentera «a beneficio de este material se explica mediante interesantes datos inéditos hasta el momento cómo era la vida de ambos en el campo y en la ciudad a lo largo del siglo XIX y la primera parte del siglo XX y de qué infraestructuras se disponía».

En ese sentido, el autor explicó que la idea de hacer esta publicación surgió luego de una llamada del Instituto de Estudios Ibicencos participar en la edición 2020 del Curs eivissenc de cultura que estuvo dedicado a las pandemias. Allí, Tur dio una conferencia que escuchó la editorial Neus Balansat, propietaria de Balàfia Postals, que quedó tan complacida que le propuso escribir un libro sobre el tema.

Sin embargo, la directora del Arxiu Històric d’Eivissa i Formentera descubrió rápidamente que no sería una tarea fácil cuando comenzó a realizar una investigación inicial. De hecho, como declaró ayer, aunque pretendía empezar por la epidemia de peste bubónica que asoló la isla en 1652, rápidamente prefirió acotarla al período comprendido entre 1799 y 1930, dividiendo el libro en 10 capítulos, uno para cada uno. tipo de epidemia, desde la viruela hasta la malaria, pasando por la fiebre amarilla, la peste, la viruela, el sarampión o la epidemia de gripe de 1918.

Leer también:  visita a Boris Johnson a Kiev

“Medidas como las de 2021”

En este sentido, Tur ha dedicado el capítulo más largo a la epidemia de cólera asiática que asoló la isla en 1864 y que, según algunas fuentes, provocó más de 2.8000 muertos en sólo seis meses.
Gracias a ello, los lectores podrán conocer “cómo ya en ese momento se estaban tomando medidas muy similares a las que se tomaron con el coronavirus hace años, por ejemplo, el cierre del puerto, las barreras comerciales o el control sanitario”.

Ellos no son los únicos. Tras compaginar toda la sección destinada a la salud del archivo con los archivos parroquiales y municipales, también pudo comprobar que se pedía a los ciudadanos taparse la boca y desinfectarse con un paño limpio, durante las grandes pandemias. los documentos oficiales se limpiaban con vinagre y los que contrabandeaban eran condenados a muerte porque se creía que todo llegaba a través de ropa o mercancías importadas del exterior».

Al mismo tiempo, el libro de Tur también registra «cómo Ibiza y Formentera fueron abandonadas durante el siglo XIX, sanitariamente, a su suerte». Lo que demuestra, por ejemplo, que «Ibiza nunca tuvo un hospital o un hospital aparte donde se trataran las enfermedades infecciosas como si estuvieran en Mallorca o Menorca y que todos los que llegaban en barco desde lugares considerados peligrosos tenían que hacer cuarentena a bordo de sus barcos». . . barcos, a veces en muy malas condiciones en Illa Plana o Illa Grossa, lejos de la ciudad».

Lo que, sin embargo, también era beneficioso según el historiador ibicenco «porque al no permitir el desembarco, incluso desobedeciendo órdenes directas de Mallorca, a veces la difusión podía ser tan grande como en lugares como Valencia, Barcelona, ​​Palma o Menorca donde no eran tan estrictos».

Leer también:  Un decreto excesivo que daña la imagen de Sant Antoni

«Difícil de contar»

En cualquier caso, no era fácil calcular el alcance de algunas epidemias con cifras exactas, sobre todo por la gran disparidad que existía en el siglo XIX entre la ciudad y el campo, donde se encontraban la causa de la mayoría de los casos de muerte. sin registro porque no había médico en la parroquia».

Es el caso, por ejemplo, de la epidemia de disteria que «en 1888 y 1889 mató a la mayoría de los niños y niñas del norte de la isla de Ibiza» o la epidemia de gripe de 1918 «que, a pesar de los esfuerzos por llevar a cabo la vacunación campañas, también fue terrible, sobre todo en zonas urbanas como Sa Penya o La Marina donde mucha gente vivía hacinada y en condiciones muy precarias, sobre todo en cuanto a la salud.

Y para profundizar en el tema aquí la
fuente

Periodista en Gaceta Balear

Martina Rodríguez es periodista española nacida en Mallorca, España, en 1965. Comenzó su carrera trabajando como reportera local para el Diario de Mallorca. En 1993, fue contratada por el periódico nacional El País, donde trabajó como corresponsal en la oficina de Madrid. También ha trabajado como periodista independiente para varias publicaciones, incluyendo El Mundo y The Guardian. En los últimos años, ha sido colaboradora habitual de la revista online Gatopardo.

Rodríguez está considerada como una de las principales periodistas españolas. Ha ganado varios premios por su trabajo, entre ellos el Premio de la Asociación de la Prensa de Madrid (2003) y el Premio Nacional de Periodismo (2007). En 2010 recibió el prestigioso Premio Princesa de Asturias de Comunicación y Humanidades.

Leer también:  'Corteo' de Cirque du Solei en Mallorca: el estreno del espectáculo, en imágenes

Rodríguez también ha participado activamente en la promoción de la libertad de prensa y la libertad de expresión en España. En la actualidad colabora con el diario de las islas baleares: Gaceta Balear.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *