Saltar al contenido

Tres itinerarios para descubrir lo mejor de la Ibiza medieval

La situación estratégica de la isla de Ibiza hizo que la ciudad principal se reforzara con poderosas murallas que la protegieron, lo mejor que pudieron, de los invasores y las incursiones piratas.

Felipe II ordenó la construcción de la actual fortaleza en 1555, y siguiendo las directrices marcadas por Giovanni Batista Calvi las obras se terminaron medio siglo después.

Hoy en día, esta fortaleza renacentista tiene un perímetro de 1.800 metros, que encierra la ciudadela medieval de IbizaUn hermoso laberinto de callejuelas llenas de tiendas de diseño, boutiques, bares, restaurantes y casas con encanto.

Te descubrimos tres itinerarios para conocer el lado más histórico de esta ciudad, según los consejos de su Dirección de Turismo.

Plaza de la Catedral. Foto Pablo Guzmán – CC

Ruta clásica

El punto de partida es Portal de Ses Taulesque conduce al Patio de Armas, con sus diez arcos de medio punto, y desde allí puedes acceder al Plaza de la Vila.

Las murallas, con sus siete bastiones, tienen un perímetro de 1.800 metros.

Tras ascender al Sa Carrossa llegas a uno de los bastiones, el de Santa Llúciaque ofrece hermosas vistas junto al antiguo almacén de pólvora, ahora sala de exposiciones.

Otras hermosas vistas pueden admirarse en Es Revellía la que se llega tras pasar por la iglesia de Santo Domingo y su antiguo convento dominico -actual sede del Ayuntamiento de Ibiza- y el Plaza de España.

Caminando por calles como Pere Tur o Juana Román Podrás descubrir casas señoriales como la de Llaneres -hoy sede del Colegio de Arquitectos-, la Puget o el palacio de Can Comasema, hoy convertido en Museo Puget.

En Plaza de la Catedral es el punto más alto de la ciudadela, donde hay que hacer un esfuerzo extra para contemplar los alrededores de la isla blanca desde arriba. Mirador del Rey Jaume I.

Las estrechas calles de Dalt Vila Foto José Antonio Gelado – CC

Alrededor de la plaza, además de la catedral, se encuentran los museos Diocesano y Arqueológico, la Casa de la Curia (actual centro de interpretación Madina Yabisa) y el Palacio Episcopal.

Leer también:  Clase dirigente decadente

Si llegas hasta el bastión de Sant Bernat puedes ver el Mediterráneo con Formentera al fondo, y luego puedes volver al bastión en Sant Jordique atraviesa el castillo, la Torre del Homenaje y la Almudaina.

Ruta de los Bastiones

Dijimos que la fortaleza de Ibiza tiene casi dos kilómetros de longitud. Una buena forma de conocerla es seguir esta ruta alrededor de sus murallas.

El de Sant Pereen el extremo noroeste, es el punto de partida, donde se puede admirar la proeza técnica de construirlo en una ladera escarpada.

Tras atravesar el túnel de entrada, llegas al Puerta de las Aguaderas y el Plaza del Soldonde puedes seguir la muralla por la calle Antoni Costa Ramon hasta el Museo Contemporáneo.

Una de las murallas de la muralla. Foto José Antonio Gelado – CC

Era la Sala de Armas, con vistas al Patio de Armas, la Plaça de la Vila y la calle de Sa Carrossa.

El bastión de Santa Llucía no formaba parte del diseño original de la fortaleza renacentista, sino que se construyó para incluir el pueblo de Santa Llucía en la ciudadela.

Aquí se encontraba el polvorín, en un recinto diseñado para impedir los ataques de la artillería enemiga.

Tras pasar el ayuntamiento de Ibiza, se sube al semibastión de Es Revellíy tras hacer las fotos de rigor, continúa por la Plaça d’Espanya, desde donde pasarás por el túnel que conduce al Soto Fosccon espléndidas vistas del Mediterráneo.

De vuelta a la ciudadela puedes acceder al bastión de Sant Bernaty tras un desvío a la Plaça de la Catedral volvemos a las murallas por la Ronda de la Almudaina y desde allí al bastión de Sant Jordi.

Tras atravesar un túnel bajo las murallas, se llega a la zona de Soto Fosc, desde donde hay una espléndida vista del Mediterráneo con Formentera al fondo.

Cada rincón de la pared cuenta una historia. Foto Pere Coll – Turismo Islas Baleares

Ésta fue la primera en construirse, y sus casamatas inferiores se comunican con el interior del castillo a través de un túnel que pasa bajo el Compuerta de la bombaPunto recomendado para ver la necrópolis de Puig des Molins.

Leer también:  1-2. La nueva Ibiza de Paco Jémez respira y sumerge un poco más Fuenlabrada

Los dos últimos bastiones son los de Sant Jaume y Sant Pereambos con explicaciones sobre cómo conocer estos vestigios de la historia de Ibiza.

Ruta desconocida

Una de las formas más encantadoras de descubrir la antigua Ibiza es perderte por sus callejuelas.

Pero no está de más tener algunas referencias. En este caso, la propuesta es empezar en el Pasaje de Simó Pouet y llegar al Plaza de la Vilasiempre animada con sus bares y tiendas.

Presta atención a las bonitas y estrechas calles de Santa Creu, Sant Antoni y Santa Ana, con sus adoquines de piedra, y luego accede por la escalinata del Portal Nou a Sa Carnisseriadonde, hace siglos, se sacrificaba a los animales antes de venderlos.

Las estrechas y empinadas calles de Dalt Vila. Foto Pere Coll – Turismo Islas Baleares

En la calle Sant Josep puedes ver tramos de la muralla medieval y dos de sus torres, hasta la iglesia del Hospitalet, perteneciente a la comunidad ortodoxa.

En la calle Conquista puedes ver el Paseo de la Fama, donde varios famosos han dejado las marcas de sus manos en hormigón como recuerdo.

Otras calles para recorrer despacio, en parte por su irregularidad y en parte para disfrutarlas sin prisas, son las de Joan Roman, Pintor Mariano Tur y Santa Maria, a tiro de piedra del Palacio de Can Bonito.

A Sa Portella puedes ver la puerta que pertenecía a la muralla musulmana y que da a la calle Major.

Fiesta medieval en el Portal de Ses Taules. Foto Turismo de Ibiza

Aunque la ciudad es bastante tranquila en invierno, en verano es una zona sorprendentemente tranquila, donde se pueden admirar las grandes residencias de los siglos XV y XVI, como las casas Bardaixí, Gotarredona y Balansat, hasta el Plaza de la Catedral.

El descenso se repite con la Carretera principalConecta con San Ciriaco hasta el convento de las monjas agustinas y, tras las calles Joan Roman y Ponent, cruza la plaza de España.

Leer también:  Presentación en familia del libro 'El bosque mágico', de la autora Alessandra Rossin, en Formentera

Las calles General Balanzat, Ignasi Riquer, Plaça dels Desamparats, Plaça de la Vila y Patio de Armas son las últimas etapas de esta ruta recomendada que termina en el Portal de Ses Taulesla puerta principal de la ciudadela fortificada.


Y para profundizar en el tema aquí la
fuente

Periodista en Gaceta Balear

Marc García es un periodista español que lleva más de 30 años trabajando en el campo del periodismo. Ha trabajado como periodista en varios medios de comunicación, como la televisión, la radio y la prensa escrita. También ha trabajado como periodista independiente.

Marc García estudió periodismo en la Universitat Pompeu en Barcelona. Tras sus estudios, comenzó a trabajar como periodista en el diario El Mundo. Después trabajó como reportero en el canal de televisión Antena 3.

En 2006, Marc García comenzó a trabajar como periodista independiente. Ha escrito artículos para varios periódicos y revistas, como El País, El Periódico, y La Vanguardia. También ha escrito artículos para la página web del periódico español El País.

En 2011, Marc García ganó el Premio Nacional de Periodismo por su trabajo como periodista independiente.

Actualmente, Marc García trabaja como periodista en el diario GacetaBalear. También es periodista independiente y escribe artículos para varios periódicos y revistas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *