Saltar al contenido

Nueve playas de Menorca, en alerta roja por el cambio climático

Las playas de arena cubren un tercio de la costa mundial y las Islas Baleares son un activo clave para la actividad turística. Además, actúan como barrera natural de protección costera frente al temporal marítimo. Sin embargo, su durabilidad podría verse comprometida por el aumento del nivel del mar como resultado del cambio climático. Un estudio demuestra que en el caso de Menorca en 2030 ya estaban inundadas nueve playas y en 2080 34 playas.

La obra «Inundaciones en playas de arena en un clima cambiante. El Caso de las Illes Balears, publicado recientemente en la revista «Frontiers in Marine Science», ha evaluado el futuro de la costa balear hasta el cambio de siglo, y se ha centrado en el caso de las Islas en su final. que sustenta gran parte de sus ingresos del turismo solar y de playa».

El norte, la victoria más dura

Se trata de un informe pionero que apunta a que el norte es la zona más afectada, un fenómeno que, según Miguel Agulles, autor del artículo y científico del Institut Oceanográfico de Balears, se debe a que “mayor. expuestas al oleaje”, y las del sur más protegidas.

Las emisiones de CO2 provocadas por el aumento de la temperatura global -que se prevé sea de un grado y medio a finales de siglo- también aumentan la temperatura del mar, incrementando su expansión y, por tanto, elevando su nivel hasta en 40 centímetros. Como resultado, se prevé que la costa mediterránea se reduzca.

El puerto de Pregonda, actualmente de 45 metros de ancho, estaría completamente abarrotado por el mar GEMMA ANDREU

El artículo, también firmado por Gabriel Jordà y Piero Lionello, presenta dos escenarios en función de la evolución de las emisiones de gases de efecto invernadero. Por un lado, la moderada, que sucedería si se persiguen los «ambiciosos objetivos de las distintas cumbres climáticas». Por otro lado, el incidente fue catastrófico, ya que las emisiones de gases de efecto invernadero continuaron aumentando como lo hacen ahora.

También revela dos escenarios teniendo en cuenta el clima: por un lado, si el mar estuviera siempre en calma y hubiera pocas olas; y por otro lado, las condiciones extremas de una tormenta marina.

El panorama más pesimista del calentamiento global y la nefasta meteorología marina pronostica la pérdida de 33 playas en Menorca, 25 en Mallorca, siete en Eivissa y seis playas en Formentera, de un total de 869 playas registradas en Baleares. por el Ministerio de Transferencia Ecológica.

En lo que a Menorca se refiere, en el peor de los panoramas querían cubrir por completo Es Murtar, Sant Esteve, Cala en Forcat, Cala Calderer, Pregonda, Capifort, Cala Mesquida, Platja Gran, Cala Pudent, S’Arenal d’ en Mongofre, Cala Viola de Ponent, Cala Mitjana, Degollador y Son Saura, por ejemplo. En Mallorca habría algunas como Cala Egos, Peguera, Cala de Santa Ponça, Palmanova, Ciudad Jardín, Cala Blava, S’Amardor, Alcanada, Illetes o Cala Comtessa. Para él, en Ibiza, Cala Salada o Cala Espart o Es Caló des Moro. Y en Formentera, Es Arenals o Es Caló de S’Olí.

Si se detuviera la tendencia actual del efecto invernadero, para fines de siglo habría 37 playas permanentemente inundadas en toda la Isla y 254 durante períodos de fuerte oleaje.

Si se observa la recesión en metros, donde la tendencia del calentamiento global continúa al ritmo actual y en condiciones extremas, el litoral disminuiría de 10 a 15 metros, y 12 por mar en calma. Por lo tanto, los investigadores sugieren un retroceso costero de 15 a 20 centímetros por año.

La investigación también muestra la pérdida costera en porcentajes. En los peores pronósticos para la gestión del cambio climático, la costa de las islas se erosionaría hasta un 66 por ciento en condiciones climáticas templadas para fines de siglo y un 86 por ciento en una tormenta marina.

A pesar de que el cambio climático afectará a la mayor parte de la zona norte, los científicos también están tratando de averiguar cómo afectaría a otras playas del sur. Por ejemplo, Son Bou perdería el 53 por ciento de la superficie de la playa a finales de siglo y en Cala Galdana, su área de arena se inundaría en un 34 por ciento.

Para calcular la superficie que se comerá el mar en cada playa, los científicos han desarrollado una metodología propia, teniendo en cuenta factores como la subida media anual del nivel del mar, la crecida y la marea meteorológica. Pero también la forma y pendiente de los arenales, la granulosidad de la arena y la extensión de la vegetación.

Las conclusiones del artículo son extrapolables a cualquier otra región golpeada por el Mediterráneo, ya que sus playas tienen una morfología muy similar. Como explica Agulles, “están formadas por arena fina, estirada y plana, por lo que son más vulnerables a la elevación del nivel del agua”. Un ejemplo es Córcega, cuyas olas se asemejan a las olas de Menorca.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *