Empresarios ibicencos: «Las nuevas medidas de saneamiento son las menos malas»

Pimeef, CAEB y ABRE, integran las tres principales organizaciones del sector empresarial en Ibiza, cuando las medidas sanitarias anunciadas por el Gobierno son evaluadas hoy y ratificadas (o no) por el Tribunal Supremo de Justicia de las Illes Balears durante de la semana. (TSJIB). Creen que son «los menos malvados». Por tanto, se refieren a la ampliación de los casos en los que se debe exigir la certificación COVID al ingresar a determinados establecimientos, según el nivel de alerta sanitaria de cada isla.

Verónica Juan, presidenta de Pequeña y Mediana Empresa en Ibiza y Formentera-Restauración Pimeef, Cree que las medidas de convocatoria son lógicas, aunque lamenta la falta de tiempo para que las empresas de su sector se adapten a esta nueva realidad por miedo a que se les permita hacer justicia: «Creemos que hay que planificar más tiempo, actúan desde las oficinas con las mejores intenciones, pero muchas veces no son factibles porque las determinan los técnicos de salud y no son muy funcionales cuando se aplican a los establecimientos ”.

«Carga de trabajo adicional»

De esta forma, confirma que desde Pimeef prefieren “quedarse con las herramientas tecnológicas necesarias para que no sean los trabajadores los que tengan que buscar los certificados todo el tiempo y así evitar traspasar esta responsabilidad a todas las empresas ”. Y si bien el Gobierno está trabajando actualmente para lanzar un sitio web que atienda a leer las credenciales de los clientes de ciertos establecimientos, por el momento no se sabe cuándo podrá entrar en funcionamiento. Por tanto, son los propios trabajadores quienes, durante los primeros días, deben encargarse de comprobar los certificados de empatía, lo que implica una “carga de trabajo adicional”.

Sin embargo, Verónica Juan apunta que este nuevo caso es «el menos malvado»: típico en otros momentos de la pandemia, con capacidad limitada, cierre interno o incluso cierre completo de la actividad. «Eso es algo a lo que no queremos volver de ninguna manera», argumenta durante su conversación con Noudiari. Si bien un portavoz de Pimeef considera que las decisiones de este Gobierno son «capaces», También agradece que «brinden una oportunidad para que el sector de la restauración siga funcionando».

Además, crea o no que la actividad económica de la hostelería se ralentizará, recuerde que dependerá del personal en todas partes: “Si bien muchos establecimientos abren durante todo el año, ahora en algunos casos se trabaja con el mínimo de personal. los clientes hasta que llegue la solución tecnológica, y eso es lo que hacemos. durante días «, argumenta. “Los supervisores deben ser cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado e incluso inspectores del gobiernoEllos deberían ser responsables de todo esto ”, dijo.

«La industria hotelera no debe ser criminalizada»

Sobre, José Antonio Roselló, vicepresidente ibicenco de la Federación de Asociaciones Empresariales de las Illes Balears (CAEB), coincide con Verónica Juan en que lo que ha permitido la Mesa de Diálogo Social es una opción más favorable que la vuelta a restricciones «más estrictas» como la reducción de capacidad o el cierre directo de determinados sectores. También acoge con satisfacción el hecho de que el Gobierno, en su escala de niveles de alerta sanitaria, se haya planteado solicitar el certificado COVID en establecimientos ajenos a la hostelería: “acta de implantación del certificado covid solo en la restauración”.

Por otro lado, Roselló también celebra que los restaurantes y coctelerías con capacidad inferior a 50 personas no puedan exigir este documento: «En locales pequeños, el control de la emisión del certificado es especialmente complicado, por el constante traslado de personas». . En general, dice, es complicado para todos, pero sostiene que las nuevas medidas no son menos desfavorables que las restricciones más estrictas en otros momentos de la crisis sanitaria.

En cuanto al cumplimiento de las medidas, Roselló señala que «si bien no todas las empresas pueden tener un oficial de policía», se deben tomar ejemplos para que la carga no recaiga sobre todas las empresas. Cuando se le pregunta si cree que el acuerdo supondrá una reducción del cliente en las empresas afectadas, admite que puede ser un poco notorio, pero que no tiene por qué tener consecuencias graves: «El nivel de vacunación en España es muy alto, por lo que no se espera que tenga efectos importantes «, dice.

«Tendremos que actuar como policía»

Tercera, Joan Roig, vicepresidente de la Asociación de Bares y Restaurantes de Ibiza (ABRE), lamenta que si bien los anuncios de hoy no «trastocan las pequeñas empresas, ponen a otros en la posición de actuar como policías con sus clientes». «Es necesario ver cómo se expresa todo, las cosas tienen que estar bien formuladas para que funcionen correctamente ”, dice durante su entrevista con este medio digital.

En este sentido, Roig reconoce, con el nuevo caso «que todo se complica con la gestión» y no deja de ser discriminatorio para quienes no están vacunados si se exige la certificación covid. Sin embargo, aclara: “Pero, por el contrario, ¿qué alternativa habría? ¿Volver a restricciones más estrictas?

Los tres portavoces de la patronal ibicenca entrevistados recuerdan que estas medidas ya se están implementando en otras comunidades autónomas y en muchos países europeos, pero reconocen que su implementación plantea algunas incógnitas que debemos abordar en los próximos días si el TSJIB lo permite el Ejecutivo autonómico. publicar estas restricciones en el BOIB.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.