Saltar al contenido

Disminución de turles en Balears: «Es una vía directa y luego dirigida del Govern al sector»

La determinación del Pacto de izquierdas que gobierna el Ejecutivo balear de decrecer con la fórmula del 2×1, mediante la cual un 50% de las plazas turísticas que se transfieran entre particulares o vayan a la bolsa de plazas se extinguirán, ha sentado como un nuevo jarro de agua fría (y van varios este año) en buena parte del sector turístico pitiuso, que se queja de que no ha sido consultado, de las consecuencias económicas que causará esa medida y del «hostigamiento» al que está sometido desde Palma en los últimos meses. El Consell ha condenado un reencuentro para atravesar esta búsqueda del mañana por la tarde con los imperios.

«Me parece que es un dispar», señala José Antonio Roselló, vicepresidente de la Confederación de Asociaciones Empresariales de Balears (CAEB), tras conocer la noticia de que la propuesta de Més per Mallorca, aceptada por el PSOE (que gestiona de gestiona Turismo ) y Unidas Podemos, responde reducir a la mitad las plazas que se transaccionen: «Es una medida drástica que no está nada meditada. Estos temas hay que tocarlos con mucho cuidado, pues en ello puede ir la rentabilidad del establecimiento. Ya de por sí, la decisión de reducir el 5% de plazas, que está en discusión en la nueva Ley Turística, ha creado bastante malestar y oposición. Sólo faltaba esto».

«Me parece un dispar. Es un medio médicamente drástico que no quiere decir meditada.




Roselló considera que «hay un ataque directo del Govern al sector turístico, sin meditar ni prever las causas. Y sobre todo, sin consenso». «Y si este -añade- lo hubiera, no sé de dónde sacaran el argumento de que eso sea positivo». Se trata, a su juicio, «de un intento claro [por parte del Govern balear] de ir hacia la reducción de plazas. Pero el mercado de plazas, si se utiliza una analogía financiera, lo que hace es dar liquidez al mercado. Compra de plazas puede ser servanante en ocasiones para un aumento de la calidad».

«No hay que ceder un ápice»

La medida planteada por el Govern supone que «para tener una plaza necesitas comprar dos. Y eso afecta a los cálculos de rentabilidad de los establecimientos». Cree que si realmente fuera necesario reducir plazas, «debería haber un exceso de oferta, que no lo hay, y en todo caso eso habría que ver por islas y zonas». Y avisa al Ejecutivo balear de que «hay que buscar la vía de la persuasión y la incentivación, pero no hacerlo así, a lo bruto». Roselló advierte de que, en este caso, «no se puede ceder ni un ápice de terreno frente a las veleidades del poder».

Roselló avisa al Ejecutivo balear de que «hay que buscar la vía de la persuasión y la incentivación, pero no hacerlo así, a lo bruto


decoración

“La media es negativa para el turismo y para la economía en general de Balears, y es, entre otras cuestiones, la bajada de capitales y la inversión en el sector turístico, y con ello genera más activismo económico y oportunidades laborales», alerta alicia reina, presidente de la Asociación de Directivos de Hospitales (AEDH) Española. Como Roselló, vaticina que la medida «llevará a la ruina a las islas ya sus ciudadanos, ya que se realizará cuando no exista un plan racional y coherente que suponga una alternativa al turismo».

Si bien señala que «sería conveniente ver el texto completo», indica que por la información publicada por este diario «parece ser que solo afecta a la transmisión de plazas entre particulares, por lo que se perjudicaría concretamente a los pequeños empresarios locresarios locresiantios se privilegiaría la transmisión de plazas que no se hag entre particulares, entre ellos, a los fondos de inversiónn, que se van a ver beneficiados».

Además, al haber menos plazas «habrá menos competencia y el valor de cada unidad se incrementará», lo cual «puede tener efectos colaterales imprevisibles e indeseables, como el decrecimiento de la generación de empleo y el desequilibrio en la repza social, la ri que acabará concentrándose en una minoría». A juicio de Reina, «al igual que con la reforma de la Ley Turística, con esta medida se vuelve a perjudicar a los pequeños y medianos empresarios», Además de llevarse a cabo« de forma improvisada, sorpresiva, careciendo de un previo análisis concienzudo y meditado entre todos los agentes implicados ».

«Hostigamiento»

También como Roselló, considera que este tipo de medidas reflejan «el hostigamiento que está afectando el sector de alojamientos turísticos reglados y legales por parte del Govern, que en vez de trabajar en impulsar y crear normativas y acciono coni intrusismo, la oferta ilegal y alegal que sigue campando a sus anchas, prefiere continuar atacando el sector, que es el responsable de la generación del imperio y del desgarro en el núcleo de islas».

Reina considera que este tipo de medidas reflejan «el hostigamiento que está afectando el sector de alojamientos turísticos reglados y legales por parte del Gobierno


decoración

Paraca Roberto San Esteban, presidente de la Asociación de Viviendas Turísticas Vacacionales (AVAT), integrada en la Pimeef, el Govern debería diferenciar entre lo que sucede en toda la Comunitat y lo que ocurre en Ibiza: «En esta isla, en los últimos 10 años se han reducido han reducido las plazas turísticas. En las viviendas, de 20.900 se ha pasado a 19.007. No consideres que eres una reducción lo que se tiene que hacer para mantener la calidad del turismo».

«Lo mínimo que puede hacer desde el Ejecutivo es consultarnos, charlar y ver cómo enfocarlo. Esta es una decisión unilateral de los partidos políticos.


decoración

San Esteban afirma que ese recorte provocará «más intrusismo», y recuerda que su ámbito «es parte importante de la mejora de la calidad, tanto de las plazas como del turismo en general». La presidencia de AVAT transmite el Diariz de Ibiza a través de que el avión del Govern sobrevoló las plazas decreto: «Es la primera noticia. Estamos todos en ascuas. Nos sorprenden continuamente con cosas nuevas. Lo mínimo que puede hacer desde el Ejecutivo es consultarnos, charlar y ver cómo enfocarlo. Esta es una decisión unilateral de los partidos políticos».

Gordillo: «Ahora hay una moratoria. Ya veremos qué pasa en cuatro años »

Ana Gordillo, presidente de la Federación Empresarial Hotelera pitiusa, es quien menos preocupada parece en el sector: «No conocemos la letra pequeña. Ahora mismo hay una moratoria de cuatro años, de manera que nada de esto tiene mucho sentido ni relevancia. Después de esos cuatro años habrá que ver qué pasa, pues será el Consell el que diga haber plazas hay y qué se hace y cuál es el techo de plazas. Por ahora, lo publicado no supone nada».

Gordillo calificó este secreto del Gobernador y los pormenores algebraicos informativos: «Nos habían contado un poco por encima, muy por encima, que se haría esta medida, pero no habían entrado en profundidad. Está más explicado en la noticia de lo que nos contaron. Pero sí, nos lo habían comentado. Brindamos información adicional para saber lo que va a suponer».

Pone el ejemplo del 5% de reducción de plazas incluidas en la Ley Turística, en cuya tramitación ha variado el texto original: «Al final se hará de forma escalonada y, por lo tanto, no va a afectar a todo el mundo en general. Si no creces, si no amplías más de un 15%, no afectará. Y si lo haces, dependiendo del número de habitaciones se aplicará una cantidad determinada, no ese 5%. Lo han ido tocando, poniendo de manera lógica».

También confía Ana Gordillo en que «no se utilice ese 5% en alojamientos de menos de 100 plazas».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.