Saltar al contenido

Creando Tierra Fértil en Ibiza, por Gabrielle Gambina

Todos nos alimentamos. Pero, ¿alguna vez se ha detenido a pensar qué sucede con los restos de comida (como cáscaras de huevo, café molido, cáscaras de plátano) o frutas y verduras en mal estado? Contienen energía, nutrientes valiosos y tienen el potencial de ser un suelo valioso.

El Día Mundial de la Conservación del Suelo se celebra todos los años el 7 de julio. En este momento, vale la pena recordar la necesidad de cuidar un recurso que antes se daba por descontado, pero que hoy corre peligro de deterioro. La buena conservación del suelo ayuda a prevenir la pérdida de la capa superficial del suelo por erosión o reducción de la fertilidad debido al uso excesivo, acidificación, salinización u otra contaminación química del suelo.

Las plantas en crecimiento consumen algunos de los recursos minerales del suelo, compuestos naturales necesarios para un crecimiento adecuado. Si se cultiva sin el control adecuado, el suelo se puede deteriorar hasta el punto de que ya no es adecuado para sustentar cultivos o de que el rendimiento de las plantas se reduce significativamente. Conservar el suelo significa tratarlo como un ecosistema vivo y reconocer que todos los organismos que componen el hogar del suelo juegan un papel importante en la producción de un ambiente fértil y saludable. Se encargan de descomponer la materia orgánica, liberar nutrientes y abrir espacios para la circulación del aire y el agua.

El compostaje juega un papel importante en la conservación y regeneración del suelo. Este es el proceso natural de reciclar materia orgánica, como hojas y restos de comida, en un valioso fertilizante que puede enriquecer el suelo y las plantas. Cualquier cosa que crezca eventualmente se descompondrá; En pocas palabras, el compostaje acelera el proceso al proporcionar un entorno ideal para que las bacterias, los hongos y otros organismos en descomposición (como gusanos, lombrices intestinales y nematodos) hagan su trabajo. El material descompuesto resultante se llama abono, que a menudo termina como tierra de jardín fértil.

Conocido por los agricultores como «oro negro», el compost es rico en nutrientes y se puede utilizar para la jardinería, la horticultura y la agricultura. ¿Por qué debemos compostar? El compostaje tiene varios beneficios que incluyen, pero no se limitan a: reducir el flujo de desechos; reducir las emisiones de metano de los vertederos; mejorar la salud del suelo y reducir la erosión; conservar agua; y reducir el desperdicio personal de alimentos.

“El compost es una forma importante de generar biodiversidad en el suelo y, por lo tanto, crear un ecosistema saludable. Somos parte de la naturaleza y no sus dueños”, dice Nico French de ibiza orgánicoque trabajan en el desarrollo de huertas para autoconsumo.

Según Francia, la calidad de las hortalizas depende de la calidad y la biodiversidad de los microorganismos del suelo. Recuerda: “Es muy importante lograr un compost de alta calidad, con biodiversidad microbiana y libre de patógenos, para que luego pueda reproducirse y extenderse a las plantas y al suelo. Sin microorganismos no habría vida, por lo que es fundamental contar con suelo vivo.

El compostaje puede ser activo (caliente) o pasivo (frío). El compostaje en frío descompone la materia orgánica lentamente, pero también requiere la menor cantidad de esfuerzo y mantenimiento, mientras que el compostaje en caliente es un proceso de compostaje más rápido, pero más manejable. Al igual que cualquier plato de comida, existen diferentes recetas que utilizan diferentes ingredientes y metodologías.

Para las personas interesadas en hacer compostaje en casa, hay muchos recursos y cursos disponibles en línea, así como cursos específicos ofrecidos por organizaciones locales como Amics de la Terra o APAEEF.

Como parte del Día Mundial de la Conservación del Suelo, tuvimos la suerte de recibir a Josh Whiton, fundador DeanSoil, quien aprovechó su visita a la isla para conocer a los agricultores locales y promover una iniciativa que ya ha tenido éxito en Estados Unidos. Los llamados «fabricantes de suelo», que tienen sus propios sitios de compostaje, o «sitios de suelo», involucran a la comunidad invitando a las personas a traer sus desechos orgánicos. El fabricante de suelos establece los parámetros (p. ej., número de participantes, tipo de residuos aceptados, etc.) y contacta a quienes solicitan ingresar al sitio.

Algunas de las granjas de Ibiza llevan años elaborando su propio compost o comprándolo a Terra Energy, que desde hace algún tiempo es el mayor proveedor de compost en Ibiza. Pero ya tenemos nuestros primeros «sitios de suelo», uno de ellos en la Granja Ecológica Can Cristòfol, en las afueras de San Carlos. Se invita a los participantes a traer sus restos de comida orgánica, incluidas las cáscaras de huevo, pero excluyendo cualquier otro subproducto animal, metal, vidrio y plástico.

La fundadora de esta granja, India Taylor, destaca la importancia de iniciativas como esta: «Nos queda muy poca tierra vegetal y, por otro lado, los restos de comida y los desechos del jardín de nuestras casas terminan en vertederos anaeróbicos para que no se rompan». abajo. correcto. Si recolectamos toda esta valiosa materia orgánica, podemos usarla para hacer suelo; Es básicamente un premio gordo».

Taylor argumenta que existe la necesidad de “Comenzar a pensar de manera diferente y ser más responsables de los desechos que producimos. Estamos encantados de ser parte de la iniciativa Makesoil, particularmente en sus aspectos comunitarios y familiares. Para nosotros es importante que los niños sean parte de este proceso y que se les eduque sobre los residuos desde muy pequeños”.

Para aquellos que viven en el centro de la isla, hay otro «sitio de suelo» en Picadeli en Sta Gertrudis. Otros sitios estarán disponibles pronto. Puede acceder a más información sobre cómo participar en la iniciativa en makeoil.org.

Por Gabrielle Gambina, coordinadora de Ibiza Produce, un proyecto de IbizaPreservation


Y para profundizar en el tema aquí la
fuente

Periodista en Gaceta Balear

Marc García es un periodista español que lleva más de 30 años trabajando en el campo del periodismo. Ha trabajado como periodista en varios medios de comunicación, como la televisión, la radio y la prensa escrita. También ha trabajado como periodista independiente.

Marc García estudió periodismo en la Universitat Pompeu en Barcelona. Tras sus estudios, comenzó a trabajar como periodista en el diario El Mundo. Después trabajó como reportero en el canal de televisión Antena 3.

En 2006, Marc García comenzó a trabajar como periodista independiente. Ha escrito artículos para varios periódicos y revistas, como El País, El Periódico, y La Vanguardia. También ha escrito artículos para la página web del periódico español El País.

En 2011, Marc García ganó el Premio Nacional de Periodismo por su trabajo como periodista independiente.

Actualmente, Marc García trabaja como periodista en el diario GacetaBalear. También es periodista independiente y escribe artículos para varios periódicos y revistas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.