Saltar al contenido

Confusión, miedo y asombro de los testigos de un robo «de película» en pleno centro de Ibiza

«Parecía una película, era increíble, pero ya nada nos sorprende». Esto es lo que dijo un vecino del centro de Ibiza tras presenciar el violento ataque perpetrado por unos encapuchados que, a media mañana de ayer, se acercaron a los agentes de un furgón de la Guardia Civil que trasladaba a un detenido desde la prisión de Ibiza a un centro médico.

Según la información facilitada por la OPC de la Guardia Civil, los hechos ocurrieron sobre las 11.00 horas en la zona de la calle Aragón cuando dos hombres, encapuchados y armados con pistolas, se acercaron a los agentes que conducían al detenido, que había sido trasladado a una clínica dental de Vila.

Las mismas fuentes indicaron que los agentes consiguieron detener al detenido, un ciudadano británico con una causa pendiente en la Audiencia Nacional, tras una refriega con los agresores. En medio del asalto, el preso intentó huir, pero fue atrapado por los guardias, mientras que los otros dos individuos escaparon en otra dirección.

Tras el atraco frustrado, las Fuerzas de Seguridad del Estado lanzaron una operación para localizar a los asaltantes, que viajaban en un vehículo todoterreno oscuro. Los agentes examinaron las imágenes de las cámaras de la zona para intentar poner cara a los asaltantes.

Incredulidad

El asalto al furgón policial en el centro de Vila conmocionó a los comerciantes y transeúntes locales, que se alertaron al oír gritos en la calle. Algunos comerciantes pudieron ver cómo se desarrollaba la escena: un hombre encapuchado atacaba a un agente de policía a punta de pistola, mientras el detenido intentaba escapar. Los gritos, la pistola, el dolor fingido del preso antes de escapar y el «llamad a la policía» exclamado por los agentes trajeron al centro de la ciudad «una escena de película».

«Me impresionó mucho ver al hombre herido, que caminaba con dificultad», comentó Ikram, de la tienda de ropa Temptations, sobre el preso. La mujer explicó que es normal ver a presos esposados que llegan escoltados a la clínica dental situada al principio de la calle Abad y Lasierra, entre la calle Aragón y la avenida de España, pero que en esta ocasión tuvo «la sensación» de que algo extraño estaba ocurriendo. Poco después oyó los gritos y, cuando se asomó a la ventana, vio al detenido huyendo con las esposas sólo en una muñeca y a un agente de la Guardia Civil persiguiéndole. Ikram cerró la puerta lo más rápido que pudo.

Leer también:  Sanidad anuncia un fallecimiento por covid en Ibiza, donde nueve contagiados están hospitalizados

Ikram se sorprendió al ver que sólo un agente corría tras el preso. El otro, según el dueño de una tienda que tenía vista a la furgoneta y pudo ver mejor lo que había ocurrido, fue atacado por un hombre encapuchado. Completamente vestido de negro, apareció corriendo justo cuando el agente metía al preso en el vehículo. El preso continuó su «desfile» y se agachó completamente para hacer la mímica de un eructo. Según el lugar, el encapuchado se acercó y golpeó al agente varias veces en la cabeza con la pistola.

Miedo

«Cuando vi la pistola, me dije: ‘No puede ser'», dijo la mujer que, como Ikram, cerró las puertas de su tienda. Oculto a la vista, pudo ver cómo el hombre encapuchado se alejaba lentamente mientras apuntaba con su arma al agente al que había herido en la cabeza, que permanecía inmóvil: «Menos mal que no era un hombre joven, porque también podría haber sacado su arma y se habría producido una buena pelea.

Los lugareños no vieron al segundo individuo armado que, al parecer, ayudó al preso a escapar. La mayoría de ellos no presenció la pelea con los agentes y, tras oír gritos «que parecían de alguien del este o de alguien que no hablaba español», salieron a la calle y vieron escapar al preso, según dijeron, con las esposas colgando de una muñeca. «Parecía una película», dijo otro comerciante, «el tipo fingió sentirse mal y luego huyó… lo tenía todo planeado». Una vecina que estaba tomando un café dijo que había visto al detenido, un hombre calvo y corpulento, en el mismo lugar la semana pasada, fingiendo estar enfermo.

Leer también:  El Defensa Enric Tarrés renueva por una temporada más con el CD Ibiza

El incidente no sólo conmocionó a los ibicencos. Isabella es una turista alemana que acababa de llegar a Ibiza y bajó del autobús del aeropuerto cuando se encontró con la escena y quedó «conmocionada». «Pensé que estaban jugando, que era una película», dijo tras ver al encapuchado con la pistola, «pero entonces vi al otro policía forcejeando con el hombre de las esposas rotas y me escondí detrás de una pared».

Este caso no fue el único incidente grave del día. Ayer, por ejemplo, se interrumpió el traslado de un alemán buscado por la justicia de su país. El preso, miembro de la asociación Hells Angels y boxeador, sufrió un violento accidente mientras era custodiado por la policía alemana y el comandante del vuelo le ordenó desembarcar. La Guardia Civil lo llevó de vuelta a la prisión de Ibiza.

Trabajadores de prisiones

Los trabajadores penitenciarios de Ibiza, a través de la sección sindical «Tu abandono puede matarme», expresan su apoyo a los agentes de la Guardia Civil implicados en los hechos del lunes. En este sentido, explican a través de un comunicado que este tipo de hechos «demuestran el peligro al que se enfrentan diariamente los trabajadores públicos encargados de la seguridad en las prisiones y de la conducta de los presos en el exterior, muchos de los cuales pertenecen a bandas criminales muy violentas».

Además de expresar su apoyo a los guardias civiles implicados en la agresión, recordó que este tipo de detenidos «son custodiados diariamente por trabajadores públicos que se enfrentan con muy pocos medios a situaciones peligrosas que ponen en riesgo nuestra seguridad y que necesitan del apoyo de las instituciones para realizar su trabajo».

Por todo ello, reiteran su petición de que se dote a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado y a los funcionarios de prisiones de «los medios materiales y humanos necesarios y se favorezca la dotación de personal, gravemente mermada por la situación de emergencia habitacional en la isla de Ibiza, que impide a los trabajadores públicos realizar nuestro trabajo en adecuadas condiciones de seguridad», concluyen.

Leer también:  Tecnología Amadeo para fisioterapia y rehabilitación de hombres y niños en Ibiza

Y para profundizar en el tema aquí la
fuente

19a6d86abbe0f0232116cb56ba875840
Periodista en Gaceta Balear

Marc García es un periodista español que lleva más de 30 años trabajando en el campo del periodismo. Ha trabajado como periodista en varios medios de comunicación, como la televisión, la radio y la prensa escrita. También ha trabajado como periodista independiente.

Marc García estudió periodismo en la Universitat Pompeu en Barcelona. Tras sus estudios, comenzó a trabajar como periodista en el diario El Mundo. Después trabajó como reportero en el canal de televisión Antena 3.

En 2006, Marc García comenzó a trabajar como periodista independiente. Ha escrito artículos para varios periódicos y revistas, como El País, El Periódico, y La Vanguardia. También ha escrito artículos para la página web del periódico español El País.

En 2011, Marc García ganó el Premio Nacional de Periodismo por su trabajo como periodista independiente.

Actualmente, Marc García trabaja como periodista en el diario GacetaBalear. También es periodista independiente y escribe artículos para varios periódicos y revistas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *