Saltar al contenido

ChocoMartinis, un poco de Las Vegas, cocina actual y otras excusas para ir a San Juan, Puerto Rico

Todo el mundo ha oído hablar del Viejo San Juan. Pero la capital de la Puerto Rico mucho más que su centro histórico, por otro lado uno de los Los más auténticos y coloridos de Estados Unidos.. La verdad es que esta es una ciudad muy vibrante y moderna donde lado a lado, a veces sin salir del mismo barrio, loso colonial y las últimas tendencias en cuanto a tecnología, diseño, ocio y gastronomía.

San Juan en 2021 cumplió un los primeros 500 años de vida. La capital de Puerto Rico, estado perteneciente a los Estados Unidos desde la década de los 50 del siglo XX, es una ciudad de poco más de 320.000 habitantes con muchas características arquitectónicas e históricas, lo que motivó su inclusión en la lista del Patrimonio Mundial de la Unesco. .

una historia muy vivida

Por supuesto, este es uno de los cascos coloniales historicos mejor conservado en América. Y es por una razón básica: detrás de las paredes brillantes Mansiones, palacios y monumentos que salpican las calles empedradas y plazas del Viejo San Juan hay vida, si negocios que todavía están en funcionamiento como lo hicieron en el pasado y hay otros también, atraídos por los nuevos tiempos y la regeneración, que han venido a dar nuevos usos para el rico patrimonio la historia de la ciudad.

Calle Fortaleza en San Juan. Foto: Descubre Puerto Rico.

Muchas de las casas, generalmente de no más de tres pisos de altura, están habitadas por descendientes de familias centenarias. otros los toman instituciones oficiales y gubernamentales, y algunos edificios históricos se han convertido en alojamientos tan cómodos como el Hotel Palacio de la Provinciacomo en la época del diecinueveavo sede de la diplomacia de la isla.

Por supuesto, en el Viejo San Juan hay que visitar el Ciudad Catedral y cerrado: el Castillo de San Felipe del Morro (como escenas, con el cementerio historico cerca de ella y sobre el mismo océano) y San Cristóbal, considerada la mayor fortaleza construida por los españoles en América. Ambos fueron construidos en el siglo XVI y continúan brindando algunas de las imágenes más instagrameables de la ciudad.

Ellos también merecen un paseo. llamar a norzagarayde altura y paralela al mar, y la calle Fortaleza, donde se ubican varias instituciones del Gobierno del Estado, entre ellas la la residencia del gobernador (Fuerza). Este camino casi siempre está decorado de forma artística y creativa, como una forma de honrar las más diversas causas sociales.

Fuerte El Morro, en San Juan. Foto: Descubre Puerto Rico.

Choco Martinis y Piña Coladas

Pero, como decíamos, lo que da vida al Viejo San Juan son sus negocios. Hay personas que tienen largas historias a sus espaldas, como el Cortés Chocóbar. Cinco generaciones han conectado este negocio con la familia Cortés-Fortezaoriginario de Mallorca, que supo aprovechar el buen cacao puertorriqueño para crear una marca que forma parte de la intrahistoria de la isla.

En cambio, en lugar de probar los diferentes tipos y elaboraciones chocolate (de la típica taza caliente, tomado con una onza de queso cheddarhacia cócteles como el ChocoMartinipasando por tartas, croissants y todo tipo de repostería), también vienes a degustar su carta de deliciosos platos y admirar la obras de arte y las piezas de la historia local que cuelgan del pequeño museo familiar, ubicado en los pisos superiores del negocio.

Con canela o queso, la vida es mejor con chocolate de Chocobar Cortés.

Es otro negocio “de toda la vida” La Mallorquinaconsidera el restaurante más antiguo San Juan y toda la isla: fue fundado en 1848. La estructura y decoración del inmueble imita a su un pub con patio andaluz e incluso las paredes están decoradas con algún que otro tema popular español.

No es de extrañar en esta ciudad donde, de hecho, paseando por la mayoría de sus calles es fácil sentirse transportado a una de las capitales del sur de España (principalmente Cádiz).

La Mallorquina, fundado en 1848, es considerado el restaurante más antiguo de San Juan y de toda la isla

no está lejos Barrachinauno de los bares y restaurantes tradicionales más populares para celebraciones (especialmente bodas) y en su barra nació un emblema de Puerto Rico: la piña colada. Esta declaración la hacemos con el permiso de la Hotel Caribe Hiltondonde también requieren autorización.

Piña colada en Barrachina. Foto: Descubre Puerto Rico.

Dejando a un lado la controversia (más vivo que nunca 65 años después de la creación del gallo), disfruta sentado en el patio-jardin de la propiedadpiña colada en mano o cualquier coctel u otro refresco, con la simple intención de ver qué pasa (y todos los que pasan) por este lugar.

laboratorio de tendencias

También se observa mucha vida y muchos personajes extraños en ella. Plaza principaluno de los núcleos del Viejo San Juan, donde aún existe un puesto de bebidas y dulces, al estilo de las casas que había en las casas de chismes de muchas ciudades de España.

Este agradable espacio abierto sigue cumpliendo esa función punto de encuentro y conversación. Pero también como foco de tendencia.

Foto: El Pasaje del Poeta.

En este sentido, el centro está en una de las esquinas de la plaza. El paso del poetadonde hay una galería de arte moderno, un una tienda donde venden poemas (en inglés, eso sí), ayudas a la lectura y decoración de todo tipo, una pequeña cafetería y una sala dedicada a presentaciones de libros, conferencias y recitales musicales.

Viejo San Juan desde el mar

Hay mucha historia e intrahistoria en la que la paredes anchas del Viejo San Juan. Por ello, merece la pena realizar una visita guiada para intentar acercarnos a ellos. Pero, para entender esta ciudad en todas sus dimensiones, hay que hacerse conocerla desde el mar e imitar sentimientos similares a los de aquellos marineros europeos o americanos que, a partir del siglo XVI, llegaban a esta bahía tras muchas semanas de cruzar el Océano Atlántico.

Para ello, la empresa Excursiones en la Isla Este propone un recorrido en botes inflables para dos o tres personas y conducido por uno de los pasajeros, por el puerto de la ciudad, rodeando parcialmente las murallas del Viejo San Juan y pasando por algunas de las construcciones más representativas, entre ellas las murallas y el casa del gobernador.

Viejo San Juan. Foto: Descubre Puerto Rico.

Desde el mar es fácil entender que en San Juan hay mucho más que su centro histórico. Especialmente en el siglo pasado, la ciudad ha traspasado los límites de su Puerta de Tierra y se han construido puentes para prolongar el resto de la isla hacia el En la Península Juan.

Distrito T-Mobile

Sí, todo alrededor del impresionante Centro de conferenciasel trabajo de la firma de arquitectura americana diseño de televisores y el lago artificial en el que se reflejan las formas sinuosas y metálicas de este edificio, la proliferación de sedes de empresas tecnológicas y empresariales, los últimos hoteles de lujo, los restaurantes y el sorprendente centro comercial y de ocio (por su innovación). Distrito T-Mobile.

En su gran salón distribuidor, el espectáculo de música y luces está siempre garantizado, al estilo de lo que sucede en la calle Fremont de Las Vegas.

Área de T-Mobile. Foto: Descubre Puerto Rico.

nueva escena gastronómica

La diversión y las sorpresas continúan en los diversos lugares de entretenimiento y restauración de este maravilloso lugar. Entre ellos, se destaca La Central de Mario Paganáchcoctelería restaurante-asador-adecuado para batir la nuevas tendencias culinarias del estado (aunque siempre del producto local con la plátano, pescado y ternera como protagonistas), sin perder de vista otro de los símbolos culinarios de Puerto Rico y el Caribe: la caña de azúcar y el ron elaborado con ella.

Respecto a esto último, cabe mencionar que, cerca de la propia bahía de San Juan, el centro de producción de la marca comercial más famosa fuera de la isla es sin duda: Bacardi. Hasta que se mudó aquí, en los años 50 del siglo XX y después de la Revolución Cubana, el famoso Casa de Bacardícuya fábrica puedes visitar y donde puedes probar sus tipos de ron, que tantos cócteles y combinados elaboran aquí y en el resto del planeta.

La Central de Mario Paganách.

Por último, vale la pena pasear por el zona de santurcedistrito asimilado a la capital puertorriqueña a mediados del siglo XX.

Hoy es uno de los barrios más de moda, donde viven muchos profesionales y también empresas agrupadas en modernos edificios de acero, cristal y hormigón.

Entre ellos, hay restaurantes y zonas de restauración como lote 23autodefine como un «parque gastronómico», con sus mesas y bancos al aire libre y sus diferentes puestos temáticos, donde uno puede comer unas papitas con diferentes salsas, o tacos mexicanos, hamburguesas, pokes, pollo frito o incluso platos típicos puertorriqueños. Una gran opción para el almuerzo, pero también para escenas con un espectáculoque ocurre en el pequeño escenario de este complejo.

No muy lejos está el maravilloso centro de la misma. vida nocturna sanjuaninaalrededor de Plaza del Mercado de Santurce. Funciona así durante el día y, de hecho, son muchos los que vienen aquí a abastecerse. productos frescos y comestibles.

El Cuchifrito en el Lote 23.

Pero en cuanto se pone el sol comienza el espectáculo: el bares y terrazas en la zona se transforman en clubes nocturnos y vida nocturna, casi todos ellos en un ruidoso concurso de música para atraer a una clientela muy diversa, aunque siempre hay una tendencia por los jóvenes.

En medio de este tumulto de luces y sonido, el Restaurante Santaella, donde trabaja José, su dueño y chef. Más que 20 años de experiencia profesional, gran parte de la formación de este chef se desarrolló entre Barcelona, ​​Madrid e Ibiza.

Aunque lo cierto es que su propuesta culinaria un homenaje a los mejores gustos e ingredientes de su tierra, aplicando algunas de las técnicas y combinaciones que definen el arte actual. El resultado, ciertamente suficiente aunque quizás un poco excesivo en cantidad, que atrae a un cliente fiel, que también disfruta (por supuesto) de la creativa carta de cócteles.

Lote 23.

Estos, por cierto, se comen aquí, como en la mayoría de los lugares de Puerto Rico, antes, durante y después del almuerzo/cena. Quizás la mejor manera es prepararse antes de la noches largas que prometen los lugareños al otro lado de la calle.


Y para profundizar en el tema aquí la
fuente

Periodista en Gaceta Balear

Marc García es un periodista español que lleva más de 30 años trabajando en el campo del periodismo. Ha trabajado como periodista en varios medios de comunicación, como la televisión, la radio y la prensa escrita. También ha trabajado como periodista independiente.

Marc García estudió periodismo en la Universitat Pompeu en Barcelona. Tras sus estudios, comenzó a trabajar como periodista en el diario El Mundo. Después trabajó como reportero en el canal de televisión Antena 3.

En 2006, Marc García comenzó a trabajar como periodista independiente. Ha escrito artículos para varios periódicos y revistas, como El País, El Periódico, y La Vanguardia. También ha escrito artículos para la página web del periódico español El País.

En 2011, Marc García ganó el Premio Nacional de Periodismo por su trabajo como periodista independiente.

Actualmente, Marc García trabaja como periodista en el diario GacetaBalear. También es periodista independiente y escribe artículos para varios periódicos y revistas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.