Saltar al contenido

Alfonso Molina, el ejemplo a seguir por el PSOE en Ibiza

Esta semana nos hemos dado cuenta de dos cosas importantes que ya sabíamos. La primera es que la pomposa Oficina de Prevención y Lucha contra la Corrupción de Baleares es un organismo inútil, carísimo y que no tiene la más mínima eficacia, salvo avergonzar a todos los ciudadanos. La segunda es que el PSOE de Vila, cuyo secretario general es el alcalde de la ciudad, Rafa Ruiz, es una fétida ciénaga de corrupción.

La segunda fue confirmada por esa oficina, que confirmó que el teniente de alcalde socialista de Hacienda y Administraciones Públicas y mano derecha del alcalde, Alfonso Molina, había incurrido en incompatibilidad por trabajar para la concesionaria del alumbrado público de la ciudad, Citelum Ibérica (otra que tal baila), cuando no habían transcurrido los dos años que la ley exige para que un ex alto cargo trabaje en una empresa privada con la que tuvo relación directa durante su vida pública.

El Informe 2022 de la Oficina Anticorrupción confirmó nuestras peores sospechas. Alfonso Molina no es sólo ese ejemplo de moralidad que los socialistas ibicencos nos presentan como ejemplo en cada ocasión. Recordamos que Rafa Ruiz dijo hace años de él que era «no sólo una persona íntegra y honrada, sino también un excelente compañero y gestor».

Una persona que no sólo está imputada en un caso de corrupción política del PSOE de Ibiza, el caso Eivissa Crea. No sólo se vio obligado a dejar su puesto en el equipo de gobierno del Consell cuando el Periódico de Ibiza y Formentera publicó que el SOIB exigía la devolución de 27.133,14 euros por diversos cursos de formación para parados, debido a diversas y graves irregularidades, a pesar de ello fue defendido con uñas y dientes por el FSE-PSOE y el PSOE de Vila.

Leer también:  Ibiza tiene el cuarto Airbnb más caro del mundo: 35.000 euros por noche.

Por si todo esto no fuera suficiente para que sus compañeros de partido lo destituyeran de forma contundente, como se separa una manzana podrida antes de que corrompa todo el cesto, ahora sabemos que la concesionaria del alumbrado público de Vila, Citelum Ibérica, lo contrató sin que hubieran transcurrido los dos años estipulados por las normas de incompatibilidad. Una auténtica puerta giratoria, quién sabe si para agradecerle sus servicios en 2016, cuando Citelum exigió al Ajuntament d’Eivissa el pago de 4,6 millones de euros, que al final fueron 2,8 millones.

¿No huele realmente mal? Bueno, lo que a cualquier ciudadano le parece corrupción pura y dura, a los socialistas ibicencos no se lo parece. Pues bien, ahora lo sabemos no sólo por los socialistas, sino también por sus socios en el Ayuntamiento de Vila, Unidos Podemos, que ante un caso flagrante de puerta giratoria, de las que decían que nunca tolerarían, no sólo lo toleraron, sino que incluso lo defendieron. Este es el lamentable legado de Aitor Morrás en Vila. Aunque en su defensa hay que decir que su pecado es su penitencia, porque a él le pasó lo que a Joan Ribas de Guanyem en la primera legislatura de Rafa Ruiz. Como dice el refrán: ‘El que cojea, si no cojea un año después, cojea’.

A pesar de que se determinó que Alfonso Molina y Citelum habían infringido las normas sobre incompatibilidades, el caso fue sobreseído porque ninguno de los dos podía ser sancionado. Es decir, se pisotea la ley, pero no se puede hacer nada porque, obviamente, el culpable ya no es un alto cargo de la administración. Si no puedes llorar, debes reír.

Leer también:  La falta de hielo empeorará en las próximas semanas

Esta es otra fechoría más de un hombre que representa lo peor de la política, y por eso el PSOE ibicenco le venera. Y por eso le defienden e incluso le consiguen un trabajo en una contrata pública. Este es el PSOE de Josep Marí Ribas ‘Agustinet’ y Rafa Ruiz. Sencillamente repugnante.

Y para profundizar en el tema aquí la
fuente

Periodista en Gaceta Balear

Marc García es un periodista español que lleva más de 30 años trabajando en el campo del periodismo. Ha trabajado como periodista en varios medios de comunicación, como la televisión, la radio y la prensa escrita. También ha trabajado como periodista independiente.

Marc García estudió periodismo en la Universitat Pompeu en Barcelona. Tras sus estudios, comenzó a trabajar como periodista en el diario El Mundo. Después trabajó como reportero en el canal de televisión Antena 3.

En 2006, Marc García comenzó a trabajar como periodista independiente. Ha escrito artículos para varios periódicos y revistas, como El País, El Periódico, y La Vanguardia. También ha escrito artículos para la página web del periódico español El País.

En 2011, Marc García ganó el Premio Nacional de Periodismo por su trabajo como periodista independiente.

Actualmente, Marc García trabaja como periodista en el diario GacetaBalear. También es periodista independiente y escribe artículos para varios periódicos y revistas.

Leer también:  En Joveria: caravanas, chabolas y autocaravanas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *