Un sector azotado por la falta de materiales y la subida de precios

Un sector azotado por la falta de materiales y la subida de precios

«El hecho de que haya trabajo ya queda en un segundo plano». Declaración de la presidenta de la Asociación de Confederación de Empresas Petita i Mitjana d’Ibiza i Formentera (Pimeef), Consuelo Antúnez, que resume a la perfección en qué situación se encuentran las empresas pitiusas del sector.

Una tragedia laboral en una imagen imaginaria de archivo. | JUAN A. RIERA


Antúnez asegura que, aunque en el inicio de año ha habido «mucho trabajo», el sector de la construcción está pasando por momentos complicados debido a la falta de suministro de material, la subida de precios y la escasez de trabajadores formados.

Un edificio en obras en el barrio de la Marina. | VICENTE MARÍ


En relación a la última cuestión, la presidenta del colectivo asegura que a los problemas «generalizados» de encontrar trabajadores, que florece a todos los sectores productivos, como la falta de vivienda asequible o la carencia de formación, se añade que en el sector la la construcción cuenta con «plantillas bastante envejecidas», porque «no existe renovación».

Varios operarios trabajando en los cimientos de una obra | JA RIERA


Incrementos del 20%

En cuanto a los otros obstáculos, Antúnez señala que la huelga de transportistas ha agravado tanto la llegada de materiales a la isla como la subida de precios. Según señala, y dependiendo de los materiales a utilizar, el precio final de una vivienda de nueva construcción se ha encarecido entre un «20 y un 25%».

The fragility of the hora de recibir los materiales también afecta a la ejecución y finalización de las obras ya que «no garantizan ningún plazo de entrega». Esto obligará a algunas obras a parar los trabajos y retrasará su entrega «porque no saben durante cuándo les van a servir el material» .. Aun así, no cree que queden obras importantes sin entregar este verano por esta cuestión.

El sector de la construcción se encapsula con «infusiones vegetales», sin relevo generacional

Por otro lado, el incremento de los precios también ha obligado a las empresas constructoras a modificar su forma de trabajo. Si antes se realizan presupuestos con una validez de tres meses, ahora se limitan a cuantificar propuestas que no se pueden mantener más allá de una semana. «Los precios están cambiando de un día para otro, e incluso en horas, por lo que el precio de lo que se suministra varía», algo que acaba repercutiendo en el cliente.

el futuro

En cuanto a las previsiones para lo que resta de ejercicio, desde la Asociación de Construcción de Pimeef las dejan en el aire y en función de cómo se desarrollan los acontecimientos, ya que hay empresas suministradas que han cerrado puertas porque «no noían materia poria« les salía rentable producir».

A pesar de todos los inconvenientes similares, Antúnez apunta que la actividad en la construcción está en cifras muy, «incluso por encima», de las registradas antes de la pandemia sanitaria.

De hecho, y según los últimos datos hechos públicos por el Colegio Oficial de Arquitectos de Balears (Coaib) referentes a los años 2019, 2020 y 2021, se constata que se ha recuperado la actividad previa a la pandemia de covid, a nivel balear, y ha superado un 3% del número de obras en 2019 y un 9% en 2020.

En relación a las obras que se produjeron en Ibiza, la presidenta de la patronal destaca las registradas en el sector turístico, concretamente en el ámbito hotelero, a pesar de que no las esperaban: «En contra de lo que parecía que iba a ocurrir , que no se harían obras por no haber tenido buenas temporadas previas, sí que han aprovechado para hacer renovaciones y ha habido mucha traba».

Además de reformas, «cada vez más», tanto en el sector turístico como en el ámbito privado, también se han registrado obras de nueva construcción que, en números absolutos, son las «más importantes», señala Antúnez.

Aunque el sector de la construcción ha sido uno de los menos perjudicados por la pandemia, al preferir un sector esencial, sí es cierto que todas las consecuencias de ella han hecho que las empresas más que ganar, sigan «sobreviviendo». «Hay trabajo, pero tampoco estamos para muchas alegrías», concluye la presidenta de la asociación.

El bando de obras de vila

Vila ha anunciado esta semana que, tras un acuerdo con el sector hotelero y el de la construcción, el bando de obras que regirá este verano estará vigente desde el 1 d junio al 30 de septiembre. Dicho bando reduce, pero sin paralizarla, la actividad de construcción que puede causar molestias en determinadas zonas. El ámbito comprendido está entre las avenidas Sant Jordi, de la Paz, Sant Joan de Labritja, la calle Francesc Llaudes Pineda, el límite del término municipal y el mar. Durante este período no se permitirán ocupaciones de la vía pública relacionadas con obras.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.