Saltar al contenido

Puertos de caja | Joan Gual de Torrella: «Es una injusticia pasar 32 meses sin saber lo que he hecho»

Joan Gual de Torrella fue detenido en julio de 2020 por el ‘caso Ports’. Ahora hay nueve piezas en el caso y siete de ellas aún se encuentran en sumario secreto. Su defensa ha recurrido la prórroga de la medida hasta enero.

¿Cuál es su situación dos años y medio después de su detención?
—Es una parálisis completa de mi vida profesional. Se viola un arresto tan grande como el que se hizo y es claro que detuvo las cosas que se podían hacer, en el puerto o en otros puestos. Esta duda me alejó del mercado profesional.

¿Esperabas atraparlo?
—Lo que yo sabía era que nos estaban amenazando. En representación de una empresa y un despacho de abogados de Madrid, se nos informa que se interpondrá una demanda. Lo que pensábamos que era un riesgo laboral, no superamos ninguna indicación del equipo técnico, jurídico o jurídico. Éramos conscientes de esas amenazas. Cuando bajé del avión y me encontré con cuatro agentes, no me sorprendió.

¿Sabías las razones?
—No sabía, sabía que esa amenaza era con el Náutico de Eivissa, que movía algo para la concesión de unos pantalanes simples para un chárter en Maho pero nada más. No pensé que estábamos hablando de nueve casos.

¿Qué piezas siguen siendo secretas?
Escucho muchos rumores.

¿Estaban amañados los premios de Eivissa y Maho?
—El dictamen de la junta directiva es la última etapa de un proceso realizado por los técnicos. No cambiamos la descripción de ninguno de estos profesionales en ningún momento.

¿Hubo presión para realizar estos contratos?
— Nadie habla de mí, ni de nadie más. Hay algo que le dije al juez, antes de la declaración, que leí una entrevista con un juez que dijo sobre las presiones: «Yo las tengo pero son ineficaces». Un consejo de administración está compuesto por representantes de las Islas, cada uno de los cuales protege los intereses de su ciudad y puerto. Nunca se percibió que esto podría cambiar lo decidido por la comisión técnica. Es lógico que todos busquen lo mejor para cada destino en consulta. En ningún momento se dice que nadie se benefició personalmente.

En uno de los puntos se le escucha decir «quieren que prevarique»…
Es una expresión de agotamiento. Me refería a los empresarios. Había una asociación de empresarios que no entendía que el premio no era para sus empresas.

Leer también:  Ibiza no es segura para los británicos

Esta frase aparece en el tratado de Mao para extender la concesión
—Cuando llegamos al puerto de Mó me enteré de algo que ocurre desde hace veinte años: un desorden en los accesorios directos que se acumulaban, donde sólo puede haber uno para cada ciudadano. Se logró normalizar y los ciudadanos comenzaron a acceder a ella. No me dio muchos amigos para solucionarlo. Son casos que se han dado como derechos adquiridos.

También hay una conversación grabada de un alto funcionario que dice que la competencia está decidida…
—Es lo que dice Berenguer (ex director de operaciones de la APB), creo que con los efectos de una buena comida ya modo de afirmarse, demuestra que tiene un poder que no tiene.

¿Le parece extraño que un directivo almuerce con los directivos de una empresa competidora?
– Me sorprende mucho. Me parece indecente, no debería haberlo hecho. Este es el comienzo de todo junto con el conflicto entre dos abogados del Estado.

Uno de ellos abandonó posteriormente el ayuntamiento y se opuso a la gestión de este contrato. Es sintomático, ¿verdad?
—Esa fue la única vez que intervino en los cabildos. Cambié el sistema para dar la documentación a los directores, antes de que se la dieran a ellos porque dijeron que la filtraron y es verdad. Decidimos tenerlo 48 horas antes y con marca de agua. De esta manera sabíamos quién estaba descargando y quién no. La Fiscalía de este Estado sólo dio a conocer este asunto, que era el menor. Nunca ha habido más transparencia. Se fue antes de que lo despidieran. Había una relación con la empresa que se perdió y una cuenta pendiente con su gerente [Dolores Ripoll, jefa de la Abogacía del Estado en Balears, también investigada en el caso].

Hay mensajes de él al presidente Armengol que forman parte del proceso.
– Era mi deber enviar a la persona que designé, como lo hará el actual presidente. La presidenta se preocupó, como se preocupó por muchas cosas, de Eivissa para los vecinos. Imagino que pensó que era una mala noticia que se anulara el premio al club.

¿Recibiste instrucciones de Armengol?
-No es. Francina es mucho más inteligente que eso. Instrucciones, ninguna, lo que pasa es que los clubes, incluso gestionados autonómicamente, pasaron por una ampliación del plazo de concesión. Los reglamentos del Estado tenían regulaciones más estrictas, pero la directiva nunca se dio.

Leer también:  Adri Castro, más pólvora para Formentera

En Formentera investigan si se han aprovechado de su acreedor, ¿es eso cierto?
«Todo esto es una mentira». No dado, Mayo [el empresario denunciante] Ya estableció el número Mar Blau. No sabe perder, se le acaba la concesión y sale otro a competir y gana el que gana, el recomendado por la comisión técnica. No le debía dinero al empresario de esta empresa, era el presidente de Isba, no le debía dinero ni estaba metido en la gestión privada. Se aprovechó cuando esto revienta.

¿Y en el Molinar?
—El Molinar quería hacer algo tan grande como los Portals, en medio del barrio. Ningún miembro del consejo habría sido aprobado para ese proyecto, lo normal es que fuera a un concurso y no se hayan presentado. Se hizo muy fácil porque hicimos las obras civiles.

¿Aceptaría ahora la presidencia de la Autoridad de los Puertos?
—Es una posición muy bonita, esa. También es muy peligroso. Lo pasé mal, con graves consecuencias profesionales, pero cuando veo que las obras del Passeig Maritim están a punto de empezar, recuerdo lo que suponía trabajar para hacer ese cambio en Madrid y Palma. Una vez hecho esto, puede aliviar el daño causado. Una corporación portuaria de ingenieros viales me estaba regañando por dejar que los alcaldes tuvieran mucho que decir. Me molestó porque hasta ese momento el personal técnico tenía sus pensamientos y he escuchado a un gerente decir que no hay ciudadanos en el puerto.

¿Por qué peligroso?
—Por la importante cantidad de dinero que ganan con los herrajes. No tengo quejas sobre los dados o la construcción de carreteras. Todo es porque es algo muy rentable y mueve mucho dinero. No ocurre en ninguna otra autoridad portuaria. El que pierde piensa que hay una mano negra y que hay un nuevo modelo de abogado que practica el terrorismo legal para coaccionar. Se trata de crear coerción y presión. Urrutia, por no ser presentado, se fue. Me hicieron lo mismo con Triay.

El motivo sigue siendo secreto, ¿cómo lo evalúas?
—Mi abogado Eduardo Valdivia está esperando saber de qué lo acuso para defenderlo. No sé cuántas personas están comprometidas con nuestra situación. Si le dan 40 horas a la semana, salen a 5.000 horas por persona. ¿Cómo es que no progresan? ¿Dónde veo el problema? A falta de capacidad de la Administración. Yo no miro directamente a nadie, hay un sistema judicial que lleva a la injusticia. Provoca injusticia. Estar 32 meses esperando para saber qué he hecho empieza a ser una injusticia. Hace injusticia.

Leer también:  Las Asociaciones Formentera Elegante entre 20 proyectos del destino de los participantes participantes

ASS161222005 (37).jpg

¿Estaba justificada su salida?
-No. Me despidieron, creo que en este caso, Francina fue presionada por sus socios de gobierno, que confiaron en mí y siguen confiando en mí. Hicieron renunciar a Ruth Mateu y hay un cierto vínculo de causa y efecto.

¿Se siente apoyado?
—Cuando hablamos de políticos, hablamos de gente que está detrás de un telón de acero y no puedes preguntarles lo que quieres o lo que crees que harían.

Y para profundizar en el tema aquí la
fuente

19a6d86abbe0f0232116cb56ba875840
Periodista en Gaceta Balear

Marc García es un periodista español que lleva más de 30 años trabajando en el campo del periodismo. Ha trabajado como periodista en varios medios de comunicación, como la televisión, la radio y la prensa escrita. También ha trabajado como periodista independiente.

Marc García estudió periodismo en la Universitat Pompeu en Barcelona. Tras sus estudios, comenzó a trabajar como periodista en el diario El Mundo. Después trabajó como reportero en el canal de televisión Antena 3.

En 2006, Marc García comenzó a trabajar como periodista independiente. Ha escrito artículos para varios periódicos y revistas, como El País, El Periódico, y La Vanguardia. También ha escrito artículos para la página web del periódico español El País.

En 2011, Marc García ganó el Premio Nacional de Periodismo por su trabajo como periodista independiente.

Actualmente, Marc García trabaja como periodista en el diario GacetaBalear. También es periodista independiente y escribe artículos para varios periódicos y revistas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *