Saltar al contenido

La política de Ryanair de cobrar ensaimadas como equipaje de mano desata la polémica en Baleares | Economía

La imagen de turistas de toda condición sosteniendo cajas de ensaimadas por las cuerdas que cierran la tapa y paseando por las terminales del aeropuerto de Palma es algo cotidiano. El dulce típico mallorquín se vende en más de 230 pastelerías de la isla en diferentes formas y tamaños. Dulce o salado por dentro, sencillo cuando no está relleno, de tamaño familiar o para disfrutar en pareja, es uno de los souvenirs que más turistas eligen para regalar cuando vuelven a casa tras sus vacaciones. Eso es lo que pensaba una pareja de mallorquines que se dirigía a Alemania hasta que llegaron al mostrador de facturación de Ryanair y les pidieron que pagaran 45 euros cada uno por llevarse el tradicional pastel como equipaje de mano. Su tarifa no les permitía llevar nada a bordo y las cajas se consideraron equipaje extra. Las ensaimadas, compradas en una pastelería de Porreres, fueron saboreadas alegremente por el personal de limpieza del aeropuerto cuando la pareja se negó a pagar 90 euros por subirlas a bordo del avión.

Aena da libertad a las compañías aéreas para aplicar sus propias políticas de equipaje, que varían mucho de una compañía a otra. Por ejemplo, mientras Vueling no permite llevar equipaje de mano en cabina sin pagar, Air Europa siempre lo incluye gratuitamente en sus tarifas. Ha surgido una polémica entre los pasteleros de las islas porque Ryanair considera el típico pastel mallorquín como equipaje extra, tratándolo como si fuera equipaje de mano al embarcar. Se trata de una práctica que la aerolínea irlandesa lleva adoptando desde hace algunos años, pero que se ha endurecido en los últimos meses, haciendo imposible subir la caja al avión sin pagar. De hecho, actualmente la aerolínea sólo permite a los pasajeros llevar una ensaimada sin pagar un suplemento si se ha comprado en las tiendas del aeropuerto tras pasar por el control de seguridad.

Leer también:  La náutica balear reclama más tiempo para descarbonizarse

Mientras Ryanair aplica una política restrictiva y cobra hasta 45 euros por llevarla a bordo del avión, Air Europa especifica en su página de su sitio web que permite a cada pasajero llevar hasta dos ensaimadas empaquetadas por persona en la cabina del avión sin coste adicional. Vueling también permite dos de estos dulces por persona, mientras que Iberia Express permite a los pasajeros viajar con una caja de ensaimadas por persona durante el vuelo. La caja típica que más se vende para viajar, de forma redonda u octogonal, tiene entre 25 y 30 centímetros de diámetro.

El Govern de les Illes Balears, a través de la Conselleria de Turisme, Ocupació i Model Econòmic, junto con el Consell de Mallorca, está realizando gestiones para organizar una reunión entre Ryanair y la Asociación de Panaderos y Pasteleros de las Islas para llegar a un acuerdo para que los pasajeros puedan subir al avión con este recuerdo gastronómico sin pagar por ello. «La excepción entre las compañías aéreas es Ryanair, que considera las ensaimadas como equipaje. Las demás aerolíneas de bajo coste en pleno verano no podemos decir que sean tan restrictivas», afirma Josep Magraner, responsable de la asociación. Los panaderos protestan porque la medida perjudica a todo el sector, que produce más de 40.000 ensaimadas diarias, y sólo beneficia a la panadería que tiene todas las tiendas del aeropuerto de Son Sant Joan.

Problemas con el «flaó

Magraner dice que también ha oído hablar de casos en los que el tradicional flaó el pastel de queso y menta típico de Ibiza, que también se vende para llevar en cajas redondas de cartón. ‘Teniendo en cuenta que ser islas nos penaliza en todo, restringir el comercio de ensaimada nos perjudica aún más. La gente viene aquí y la ensaimada es un producto que les gusta llevarse», dice Magraner, que vio cómo en uno de los vuelos de la empresa desde el aeropuerto sólo había un par de turistas con cajas de ensaimada comprada localmente.

Leer también:  El número de tramos de arroyos considerados inundables en Baleares aumentó en 8 kilómetros.

La asociación balear de consumidores Consubal ha recibido quejas sobre los impedimentos de Ryanair para acceder al avión con ensaimadas. «Tenemos muchas quejas de clientes por su política de equipajes, en particular por no aplicar el descuento de residente en las maletas y por obligarles a facturar», afirma su presidente Alfonso Rodríguez, quien asegura que el acceso con una ensaimada a sus aviones depende muchas veces del personal de tierra y «del humor y disposición que tengan ese día». Recomienda leer siempre bien las condiciones de la tarifa antes de contratarla, a pesar de las dificultades que, según él, tienen las compañías aéreas para ofrecerlas correctamente en sus páginas web. web.

La Asociación de Panaderos y Pasteleros espera llegar a un acuerdo con la compañía, que este verano opera 84 rutas por toda Europa desde el aeropuerto de Palma, en una reunión que se celebrará previsiblemente la próxima semana. La ensaimada, que tiene una indicación geográfica protegida, seguirá siendo, a pesar de Ryanair, uno de los productos más comprados por los millones de turistas que visitan el archipiélago cada año. Sólo esperamos que nos permitan promocionar un producto con historia y tradición», concluye Magraner.

Sigue toda la información de Economía y Empresa a Facebook y Twittero en nuestro sitio web boletín semanal

La agenda de los Cinco Días

Los acontecimientos económicos más importantes del día, con las claves y el contexto para comprender su significado.

RECÍBELO EN TU BANDEJA DE ENTRADA


Y para profundizar en el tema aquí la fuente

Leer también:  Vivienda en Baleares: Podemos quiere aumentar la presión sobre los propietarios de multipropiedad
Periodista en Gaceta Balear

Marc García es un periodista español que lleva más de 30 años trabajando en el campo del periodismo. Ha trabajado como periodista en varios medios de comunicación, como la televisión, la radio y la prensa escrita. También ha trabajado como periodista independiente.

Marc García estudió periodismo en la Universitat Pompeu en Barcelona. Tras sus estudios, comenzó a trabajar como periodista en el diario El Mundo. Después trabajó como reportero en el canal de televisión Antena 3.

En 2006, Marc García comenzó a trabajar como periodista independiente. Ha escrito artículos para varios periódicos y revistas, como El País, El Periódico, y La Vanguardia. También ha escrito artículos para la página web del periódico español El País.

En 2011, Marc García ganó el Premio Nacional de Periodismo por su trabajo como periodista independiente.

Actualmente, Marc García trabaja como periodista en el diario GacetaBalear. También es periodista independiente y escribe artículos para varios periódicos y revistas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *