Saltar al contenido

La Comisión Balear de Medio Ambiente como síntoma

En la pasada legislatura, el 29 de agosto de 2020, se publicó en el BOIB el Decreto-Ley 1/2020, de 28 de agosto, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley de Evaluación Ambiental de las Illes Balears, reuniendo la legislación de evaluación ambiental en un único cuerpo normativo. Este decreto establece que la Comisión de Medio Ambiente de las Illes Balears es el órgano ambiental de la Comunidad Autónoma en relación con los proyectos, planes o programas sometidos a evaluación de impacto ambiental o a evaluación estratégica de impacto ambiental que adopten, autoricen o aprueben las administraciones autonómicas, insulares o locales de las islas.

El PP ha determinado ahora que es necesario agilizar los trámites administrativos para que estos proyectos, planes o programas puedan aprobarse con la mayor celeridad posible. La solución propuesta es eliminar el órgano ambiental reconocido en el texto normativo -considerado responsable de la lentitud administrativa- y que sus competencias sean asumidas por una persona designada por el Gobierno de las Islas Baleares, eliminando de un plumazo la participación de los consejos insulares, municipios y colectivos sociales integrados en el comité técnico previsto en el decreto.

Es deseable agilizar todos los procesos administrativos -y no sólo éste- y para ello es necesario estudiar las causas que impiden una mayor eficacia o rapidez y actuar en consecuencia. La idea sería que, mejorando estas causas, se agilizarían todos los procedimientos administrativos. Pero este no es el caso de la decisión de suprimir la Comisión Balear de Medio Ambiente. No se trata de agilizar la elaboración de proyectos, planes o programas, sino de eliminar un elemento orgánico que garantiza la participación institucional y ciudadana en temas ambientales y territoriales. Porque eliminar este órgano independiente significa eliminar la transparencia y el control de los procesos administrativos a los que toda sociedad democrática tiene derecho. El Partido Popular siempre ha estado a favor de eliminar lo que llama «obstáculos administrativos». La Derecha habla de obstáculos cuando le preocupa que se controlen sus proyectos, lo que demuestra lo limpias que son sus verdaderas intenciones.

Leer también:  Muere Marta Chávarri | Sus veranos en Baleares

Esta propuesta tiene dos objetivos: uno, como he dicho, de transparencia y otro medioambiental. El primero está claro. El objetivo es impedir el acceso público a la información sobre los planes urbanísticos, una operación que en el pasado siempre ha estado llena de irregularidades y corrupción y que ha destruido una parte importante del territorio de las Islas Baleares. En este sentido, la decisión adoptada parece estar en consonancia con la posición de los lobbies de las empresas inmobiliarias, promotoras y constructoras, que no ven con buenos ojos el control de sus actividades económicas.

El otro objetivo procede de la irresponsabilidad medioambiental o directamente del negacionismo medioambiental de los partidarios de la desregulación. Ha habido más de 400 días consecutivos de temperaturas récord en la superficie de los océanos del planeta, consecuencia del cambio climático. Esto provocará una subida progresiva del nivel del mar, especialmente grave en la cuenca mediterránea, que es la más vulnerable al calentamiento global, según un estudio del Instituto para la Protección de la Naturaleza. Expertos mediterráneos en cambio climático y medioambiental (MedECC) y afectará a la costa balear. Ha llegado el momento de valorar esta situación como prioritaria y actuar, renunciando al continuo crecimiento inmobiliario y a la masificación turística promovidos por el gobierno balear.

La supresión de la Comisión Balear de Medio Ambiente es un síntoma de lo que está ocurriendo: el beneficio privado de unos pocos se está anteponiendo al bien público y la gente se está apartando a medida que se expande la amenaza climática.

Pablo Jiménez es el diputado de IU Baleares para la legislatura 2019-2023.
Y para profundizar en el tema aquí la fuente

Leer también:  Sanidad Islas Baleares: contratos de duración determinada
19a6d86abbe0f0232116cb56ba875840
Periodista en Gaceta Balear

Marc García es un periodista español que lleva más de 30 años trabajando en el campo del periodismo. Ha trabajado como periodista en varios medios de comunicación, como la televisión, la radio y la prensa escrita. También ha trabajado como periodista independiente.

Marc García estudió periodismo en la Universitat Pompeu en Barcelona. Tras sus estudios, comenzó a trabajar como periodista en el diario El Mundo. Después trabajó como reportero en el canal de televisión Antena 3.

En 2006, Marc García comenzó a trabajar como periodista independiente. Ha escrito artículos para varios periódicos y revistas, como El País, El Periódico, y La Vanguardia. También ha escrito artículos para la página web del periódico español El País.

En 2011, Marc García ganó el Premio Nacional de Periodismo por su trabajo como periodista independiente.

Actualmente, Marc García trabaja como periodista en el diario GacetaBalear. También es periodista independiente y escribe artículos para varios periódicos y revistas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *