Saltar al contenido

El gobierno balear del PP elimina el requisito de saber catalán para el personal sanitario en España

El gobierno de Baleares, presidido por el PP y con el apoyo parlamentario de Vox, ha eliminado mediante un decreto ley la obligación de acreditar un nivel de conocimiento de la lengua catalana que debía cumplir hasta ahora el personal de la comunidad, un requisito que había establecido el anterior ejecutivo de PSOE, Podemos y Més per Mallorca. El objetivo es «atraer a nuevos profesionales sanitarios a las islas». El Govern considera que este requisito lingüístico, aprobado por el anterior gobierno de la socialista Francina Armengol, es un elemento disuasorio que contribuye a alejar a muchos médicos y enfermeros de las islas. También ha aprobado un complemento económico para este colectivo, según anunció el lunes la consellera de Salud, Manuela García. El PP balear admite que, además del factor lingüístico, existen otras razones de peso, como el elevado coste de la vivienda, que dificultan la cobertura de todas las vacantes del sistema.

El Gobierno de las Islas Baleares, presidido por Marga Prohens, ha dado luz verde a un decreto-ley de medidas urgentes para atraer y retener a los profesionales sanitarios de la comunidad, según ha informado el Ejecutivo en un comunicado. El decreto establece la regulación legal de las áreas y especialidades de difícil cobertura y la posibilidad de declarar otras nuevas áreas y especialidades de muy difícil cobertura, vinculadas a un complemento de mejora retributiva, para garantizar la prestación de los servicios sanitarios. También se elimina el requisito de conocimiento del catalán para el acceso a puestos de trabajo con funciones sanitarias en el servicio de salud. Esta eliminación fue una promesa electoral del PP compartida con Vox.

El anterior gobierno de la socialista Francina Armengol había aprobado en 2018 un decreto que concedía a los trabajadores de la sanidad pública de Baleares dos años para adquirir un determinado nivel de conocimientos de catalán como condición para mantener ciertos derechos laborales y de promoción profesional. El nivel de conocimiento intermedio (entre elemental e intermedio, B2) se exigía a médicos y enfermeros, y el B1 a auxiliares y otros profesionales. Sin embargo, el sindicato CSIF impugnó la medida alegando que vulneraba la igualdad en el acceso al empleo público.

Tanto el Tribunal Superior de Justicia de Baleares como el Tribunal de Casación anularon este decreto del gobierno en 2021 y la medida quedó suspendida. Un año después, el gobierno de las Islas Baleares inició el proceso de estabilización de los puestos de trabajo de la sanidad pública de las islas sin este requisito lingüístico, alegando que un alto porcentaje de estos puestos eran para cubrir plazas con una escasez crónica y acuciante de personal. La ley de normalización lingüística, según el PSOE, permite eximir del requisito lingüístico a categorías necesitadas si existe riesgo de que la prestación asistencial se resienta por falta de profesionales.

Leer también:  Nuria Sbert y Manolo Muñoz acabaron segundos en el cross de Ciutat de Palma

Més per Mallorca, el socio nacionalista del PSOE en el gobierno de las islas, criticó duramente la medida y amenazó con dimitir si dejaba de exigirse el conocimiento de la lengua para optar a un puesto público. Armengol cedió y aceptó volver a exigir el conocimiento del catalán para acceder a puestos no deficitarios, exigiéndolo finalmente para un total de 34 categorías profesionales (de un total de 40).

El Servicio de Salud comprobó que en la mayoría de las plazas sacadas a concurso había un número suficiente de candidatos con los conocimientos necesarios de catalán, por lo que sólo se eximió del requisito lingüístico a los que solicitaron plazas de difícil cobertura. La Administración autonómica insistió en que, para estos puestos, el catalán no era un requisito, pero el personal estaba obligado a conocer las dos lenguas oficiales, lo que intentaba garantizar mediante el apoyo lingüístico.

Lo más sorprendente es lo que ocurre más cerca de casa. Para asegurarte de que no te pierdes nada, inscríbete.

Suscríbete

Difícil cobertura

Los puestos sanitarios de «difícil cobertura» son aquellos para los que, por razones técnicas o geográficas, es difícil encontrar profesionales que realicen el servicio. Para hacer atractivos estos puestos y zonas, la consejería crea un complemento salarial. En este grupo se incluyen los puestos de personal sanitario A1 y A2 que trabajan en las áreas de salud de Menorca e Ibiza y Formentera, aunque la conselleria se reserva el derecho a declarar nuevos puestos, áreas o funciones de muy difícil cobertura.

La resolución del Consell de Govern especificará las cuantías que deberán percibir estos profesionales, así como la duración de la medida. Según el Ejecutivo, estas cuantías podrán alcanzar un incremento máximo del 300% sobre el complemento actual.

Leer también:  Ocho medallas de oro para los pitiusos en los Campeonatos de Baleares sub-16 y sub-18

En cuanto a la eliminación del requisito del conocimiento del catalán, el ministro explicó que su departamento intentará que, una vez en la Administración, las personas que no tengan un cierto nivel de catalán puedan formarse o mejorarlo mediante cursos, para facilitar el derecho de los ciudadanos a utilizar una de las dos lenguas oficiales en sus relaciones con la Administración. También destacó que los procedimientos de selección de personal valorarán como mérito los diferentes niveles de conocimiento del catalán.

El portavoz autonómico, Antoni Costa, aseguró que el Gobierno balear está trabajando «en todos los ámbitos» para atraer y retener a los profesionales sanitarios, con medidas en el sector de la vivienda. Añadió que el Govern considera que el requisito de la lengua catalana en el sector sanitario es un elemento disuasorio, ‘pero no es el único, ni mucho menos’. Me atrevería a decir que la vivienda es probablemente un factor disuasorio mayor. [que el requisito del catalán]’, añadió.

Requisito en Cataluña, mérito en la Comunidad Valenciana.

En Cataluña, el catalán es un requisito para el personal sanitario que aspira a cargos públicos. La Generalitat exige un nivel C1 (alto) de catalán a médicos, enfermeros y auxiliares administrativos; y un B1 a auxiliares de enfermería y celadores. Los residentes, interinos y sustitutos, en cambio, están exentos de acreditación cuando son contratados directamente por el hospital. El Ministerio de Sanidad afirma que la comprensión del catalán es una «garantía» para atender «adecuadamente» a los usuarios que se expresan en catalán.
En el sistema educativo, el C1 también es un requisito para trabajar como profesor en la comunidad, pero el Ejecutivo Pere Aragonès tiene previsto exigir el C2 (el nivel más alto) a partir del curso 2025-2026.
No hay requisitos, sin embargo, en el ámbito judicial, aunque los jueces que pretendan trabajar en Cataluña podrán acreditar como mérito su conocimiento de la lengua si pueden garantizar que tienen el nivel B2.

En la Comunidad Valenciana, el conocimiento del valenciano nunca se ha exigido a los trabajadores sanitarios (médicos y enfermeros) como requisito, sino sólo como mérito. El anterior gobierno de izquierdas (PSOE, Compomís y Unides Podem) aprobó hace dos años, en la ley de función pública, que el conocimiento de la lengua cooficial fuera un requisito para acceder al resto de puestos de trabajo de la administración pública autonómica (es decir, en todos los sectores menos en sanidad, donde seguía siendo un mérito), en un modelo muy similar al aprobado por el PP en Galicia. Pero este requisito lingüístico no entró en vigor, porque no se aprobó la normativa que debía desarrollarlo. Por tanto, el conocimiento del valenciano sigue siendo un mérito en todos los ámbitos. En cualquier caso, el nuevo gobierno de coalición PP-Vox ha anunciado en varias ocasiones que eliminará el requisito lingüístico de la ley.

Leer también:  Las normas "anti-Uber" de Baleares tienen los días contados

Suscríbete para seguir leyendo

Leer sin límites

Y para profundizar en el tema aquí la fuente

19a6d86abbe0f0232116cb56ba875840
Periodista en Gaceta Balear

Marc García es un periodista español que lleva más de 30 años trabajando en el campo del periodismo. Ha trabajado como periodista en varios medios de comunicación, como la televisión, la radio y la prensa escrita. También ha trabajado como periodista independiente.

Marc García estudió periodismo en la Universitat Pompeu en Barcelona. Tras sus estudios, comenzó a trabajar como periodista en el diario El Mundo. Después trabajó como reportero en el canal de televisión Antena 3.

En 2006, Marc García comenzó a trabajar como periodista independiente. Ha escrito artículos para varios periódicos y revistas, como El País, El Periódico, y La Vanguardia. También ha escrito artículos para la página web del periódico español El País.

En 2011, Marc García ganó el Premio Nacional de Periodismo por su trabajo como periodista independiente.

Actualmente, Marc García trabaja como periodista en el diario GacetaBalear. También es periodista independiente y escribe artículos para varios periódicos y revistas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *